Sábado, 11 de Octubre de 2008

Una experta cree que no reincide el 90 por ciento de los jóvenes que pasan por el sistema judicial

EFE ·11/10/2008 - 12:46h

EFE - La catedrática de Psicología y Criminología de la Universidad de Castilla-La Mancha, Cristina Rechea Alberola.

La investigadora de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) Cristina Rechea afirma que más del 90 por ciento de los jóvenes que pasan por el sistema de justicia no vuelve a reincidir, según explica en una entrevista con EFE.

Rechea, catedrática de psicología básica y desde 1999 directora del Centro de Investigación de Criminalística de la UCLM en el campus de Albacete, considera que la delincuencia juvenil, en la que su equipo investiga desde hace quince años, ha ido evolucionando con el tiempo.

En los comienzos del estudio las conductas delictivas estaban más relacionadas con el consumo de drogas, ahora han evolucionado hacia "conductas violentas, antisociales".

"Son conductas que molestan a la gente -dice la científica a Efe-, como el botellón, los grupos callejeros violentos y los hinchas del fútbol".

Rechea asegura: "a los jóvenes se les culpa de muchas cosas pero estos violentos son sólo un cinco por ciento del total y si la sociedad se ocupara un poco de ellos, podrían modificar estas conductas, aunque a veces es más cómodo protestar que actuar".

Por suerte para estos jóvenes, según la criminóloga, la justicia juvenil no funciona como la de los adultos, sino que intenta la reeducación de los que son conflictivos.

Sostiene Rechea que los resultados son muy positivos: "más del noventa por cien de los jóvenes que pasan por el sistema de justicia no reinciden".

Respecto a la violencia en las aulas, la psicóloga ha señalado que siempre ha habido en los colegios "el gallito, el matón que amenazaba o pegaba".

"Lo que sucede en estos tiempos posiblemente es que antes te lo contaban y ahora se ve", añade.

Rechea cree que los jóvenes, que son un reflejo de los adultos, airean sus conductas en la calle, "mientras que los adultos maltratan a sus mujeres o a sus maridos en las casas y nadie los ve".

La investigadora y su grupo están estudiando en este momento el problema de los menores agresores en el ámbito familiar.

"Es un problema -dice- que empieza a aflorar a la opinión pública y la Consejería de Bienestar Social (de Castilla-La Mancha) está preocupada y quiere saber sobre este problema", motivo por el que ha encargado este estudio.

La psicóloga explica que desde el punto de vista jurídico ciertas conductas que ahora se califican como maltrato de hijos a padres "antes no se calificaban así y era como que no existía esa conducta, es lo que pasa con el maltrato a la mujer".

El estudio sobre los hijos violentos se centra en un grupo de edad de entre 14 y 18 años y Rechea indica que algunos de ellos son agresivos sólo en su hogar pero no en el colegio y con los amigos; otros por el contrario, lo son en todos los ambientes.

De la delincuencia femenina, la criminóloga de la UCLM resalta que aunque tiene "conductas antisociales muy parecidas, sobre todo el consumo de alcohol", las mujeres delinquen mucho menos.

"Las variables que explican la delincuencia masculina no explican por qué delinquen las mujeres", advierte.

En cuanto al maltrato a la mujer, el grupo dirigido por Rechea ha comprobado que ahora la mujer se siente más arropada para denunciar el maltrato, mientras que "antes era un problema que la mujer tenía y nadie quería saber sobre él".

Otra línea de investigación del grupo de Rechea fue el consumo de drogas en el ámbito laboral; concluyeron en que se trata de un segmento de población muy normalizada "con trabajo estable y una vida normal, igual que la población general".

"Hace una década -afirma- se tenía una imagen del drogadicto como una persona marginal, que no trabajaba, y el estudio dio como resultado que esto no es así, que hay que gente que está trabajando y consumiendo droga".

Rechea explica que la función del criminólogo es entender y prevenir el delito, "primero se trata de explicar por qué se llega al delito, cuáles son las causas de que una gente delinca y otra no".

"Este interés por saber cómo se llega a la delincuencia es para intentar prevenirla e intentar recuperar a los delincuentes", señala.