Sábado, 11 de Octubre de 2008

Médicos, pastores, electricistas y otros oficios escapan de la crisis

EFE ·11/10/2008 - 12:29h

EFE - Para ellos, de momento, no hay crisis. Al contrario, las ofertas de trabajo para médicos, enfermeras, pastores, mecánicos, carpinteros, electricistas o fontaneros, entre otras profesiones y oficios, no han dejado de crecer en unos meses en los que el paro atrapa ya a más de 2,6 millones de personas.

Para ellos, de momento, no hay crisis. Al contrario, las ofertas de trabajo para médicos, enfermeras, pastores, mecánicos, carpinteros, electricistas o fontaneros, entre otras profesiones y oficios, no han dejado de crecer en unos meses en los que el paro atrapa ya a más de 2,6 millones de personas.

Y las previsiones a corto plazo no son precisamente optimistas. Según la Asociación de Grandes Empresas de Trabajo Temporal (AGETT), 2008 acabará con unos tres millones de desempleados.

Pero, ante tan negro panorama, hay empresas y profesiones a los que la crisis golpea con menos intensidad e, incluso, parece beneficiarles. Aunque "lo peor, el tsunami, está por llegar", asegura en declaraciones a EFE Carlos Martín, economista de Comisiones Obreras. "Se espera -insiste- un ajuste duro del empleo y un aumento de la economía sumergida".

El último Catálogo de Ocupaciones de Difícil Cobertura, elaborado por el Servicio Público de Empleo Estatal, el antiguo INEM, una pista para conocer las necesidades del mercado laboral en un momento de crisis como el que vivimos, constata la demanda que hay de médicos, profesionales de la enfermería, fisioterapeutas, protésicos e higienistas dentales, pero también de pastores, mecánicos de todo tipo e, incluso, de empleados de servicios funerarios.

"La sanidad española, tanto pública como privada, -aseguran en Adecco, empresa de trabajo temporal- asiste a un importante déficit de médicos y enfermeras que hace imposible encontrar al número suficiente de trabajadores en nuestro país".

El catálogo, clasificado por provincias, oferta también trabajo para peluqueros -hasta de perros-, panaderos y reposteros, operadores de tratamiento de aguas residuales, técnicos en frío industrial, gestores de solvencia y cobros, y para dos croupieres, concretamente en Madrid y Valladolid.

SORTEAR LA CRISIS

Los estudios elaborados por Adecco concluyen que sectores o áreas de actividad como el telemárketing, la red comercial, los oficios -carpinteros, electricistas, fontaneros...-, las marcas blancas y las energías renovables, además de la sanidad y las telecomunicaciones, serán los que mejor sorteen la crisis.

Lo mismo que los profesionales "polivalentes y con una mentalidad flexible", comenta a EFE Alberto Gavilán, adjunto a la dirección regional de Adecco Madrid. "Los trabajadores -dice- de sectores que viven un momento crítico deberían plantearse la necesidad de transferir sus habilidades a otros más emergentes".

"En estos momentos -destacan en Adecco- las empresas demandan capacidad de adaptación a diferentes puestos de trabajo, a diferentes entornos y a múltiples situaciones". De ahí que aconsejen a cualquier profesional en dificultades: "siempre que te pregunten si puedes hacer un trabajo, contesta que sí y ponte enseguida a aprender cómo se hace".

En esta empresa de trabajo temporal explican la demanda de profesionales con formación técnica provenientes de la formación profesional con el argumento de que "en un momento en el que el consumidor no puede permitirse renovar sus electrodomésticos, automóviles o sus casas, se convierten en la solución para la mayor parte de las averías".

La formación es, según los especialistas consultados por EFE, otra de las claves para encarar una situación de zozobra laboral. "Hacen falta trabajadores con una buena formación profesional. Los mejor cualificados, los mejor preparados, podrán afrontar mejor la crisis ", aseguran desde UGT.

En el ránking de las cien ocupaciones más ofertadas en septiembre pasado en las oficinas del Servicio Público de Empleo Estatal, el primer puesto, con 8.417 ofertas de trabajo, correspondió a empleados agrícolas "excepto en huertas, viveros y jardines", seguido por peones de la construcción, trabajadores agrícolas "de frutales", albañiles, peones de obras públicas, asistentes domiciliarios, empleados administrativos, mozos de carga y descarga para almacén o mercado de abastos, peones de la industria manufacturera y limpiadores.

El mismo mes, 291.619 parados acudieron al antiguo INEM en demanda de un puesto de limpiador, 266.624 para uno de administrativo y 244.882 para dependiente de comercio. Les siguieron peones de la industria manufacturera, trabajadores agrícolas, peones de la construcción, albañiles y camareros.

REVISAR POLÍTICAS PUBLICAS DE EMPLEO

Carlos Martín, de CC.OO., advierte del hecho de que sólo un diez por ciento de las colocaciones se gestionan a través del citado organismo. "Es necesario -considera un portavoz de UGT- revisar las políticas públicas de empleo, porque están fuera de la realidad del mercado de trabajo".

Randstad, multinacional del trabajo temporal con 172 oficinas en España y que asegura realiza una media diaria de 21.300 contratos de trabajo en nuestro país, afirma que "contables, gestores de cobros, venta telefónica, analistas de riesgos, promotores comerciales para lanzamientos de nuevos productos o comercialización de los ya existentes" son las profesiones más demandadas en estos momentos. También los abogados "para departamentos laborales".

Desde su experiencia como directora regional de Randstad, Begoña Guindel destaca que las empresas buscan profesionales con experiencia "en la mayoría de los casos con edades a partir de los 30 años".

"No es difícil encontrar ahora este tipo de profesionales. Hasta hace poco no era tan fácil. Son personas en paro o que sus empresas atraviesan momentos complicados. Pero si antes nos costaba tres o cuatro días localizar al candidato idóneo, ahora lo tenemos en menos de un día", comenta.

A los parados que acuden a sus oficinas "les aconsejamos que sean capaces de adaptarse a las situaciones coyunturales del mercado, en el que han descendido notablemente -insiste- los contratos con perspectivas de incorporación en plantilla a corto plazo".

"La crisis va a ser generalizada y el ajuste duro dentro del mercado de trabajo. Sólo se salvarán los funcionarios o los profesionales con una cualificación media-alta, con contratos indefinidos y antigüedad en sus empresas", vaticina el economista Carlos Martín.