Sábado, 11 de Octubre de 2008

Muere en un accidente de tráfico el líder ultranacionalista austriaco Jörg Haider

El ultraderechista, gobernador de la región de Carintia, falleció al estrellarse su coche en las cercanías de la ciudad de Klagenfurt

EFE ·11/10/2008 - 05:38h


El ultranacionalista austríaco Jörg Haider, gobernador de la región de Carintia, murió a primera hora de esta mañana al sufrir un accidente de tráfico en las cercanías de la ciudad austriaca de Klagenfurt, informa la agencia local APA.

"El gobernador de Carintia y jefe del BZÖ, Jörg Haider, ha muerto en las primeras horas de hoy, sábado", confirmó la policía de esa localidad austríaca.

Haider, de 58 años, viajaba solo en su vehículo en el momento del accidente, que le causó lesiones graves en la cabeza y en el tórax, que finalmente acabaron con su vida.

Homófobo y ultranacionalista

El controvertido y carismático populista de derechas Jörg Haider, fallecido hoy en accidente de tráfico, ha sido uno de los políticos austríacos más exitosos y un modelo para toda la ultraderecha europea. 

El trampolín que dio a conocer en Europa a este político, muerto con 58 años, fueron su demagogia populista de tintes xenófobos y su ambigüedad respecto al nacionalsocialismo, pese a que en los últimos años moderó sus discursos para atraer a los votantes democristianos. 

Su entrada en el Gobierno austriaco en 2000 encabezado por el conservador Wolfgang Schüssel desencadenó una medida única de 14 miembros de la Unión Europea (UE) contra uno de sus socios: congeló durante ocho meses los contactos bilaterales con la república alpina. 

La muerte de Haider se produce cuando había vuelto a la primera plana de la política nacional, capitaneando la Alianza para el Futuro de Austria (BZÖ), la formación más exitosa de los pasados comicios, cuando triplicó el número de escaños en el Parlamento y logró más del 10 por ciento de los votos. 

Desde 1999 había sido gobernador del sureño estado federado de Carintia, donde contaba con cotas de popularidad próximas al 45%. 

Sin embargo, su imparable ascenso en la política austriaca se debe a otras siglas, al Partido Liberal (FPÖ), del que asumió la jefatura en 1986 y al que llevó en 1999, con casi un 27 por ciento de los votos, al mejor resultado de su historia ante el estupor de toda Europa.

Casado y padre de dos hijas, Haider nació en el seno de una familia modesta en la localidad de Bad Goisern, en el Estado de Alta Austria. 

Su padre militó en las tropas de asalto nazis y su madre fue líder del partido nacionalista

Su padre, zapatero, militó en las tropas de asalto nazis (SA), una organización paramilitar, y su madre fue una de las líderes locales del partido nacionalsocialista. 

Entre 1969 y 1973, Haider cursó estudios de derecho y se doctoró por la Universidad de Viena, donde inició también su militancia en el FPÖ, entonces una formación liberal que carecía de relevancia. 

Con su elección en 1986 como presidente del partido, Haider cambió la línea política e inició una carrera ascendente, favorecida por la labor en la oposición contra los repetidos gobiernos de la gran coalición entre democristianos y socialdemócratas que han dominado la política austríaca en los últimos decenios. 

Su objetivo siempre fue acabar con los partidos mayoritarios y para ello desplegó una brillante retórica y una demagogia que le hizo famoso, atrayendo a la gran mayoría de los votos de protesta y de los descontentos. 

Con el FPÖ conquistó gran parte del voto obrero, tradicionalmente fiel a los socialdemócratas, con un campaña xenófoba que atizó y aprovechó los temores a una inmigración masiva procedente de los países del Este de Europa, así como a la defensa de las "raíces austríacas" frente al peligro de la "islamización" de la sociedad. 

Pero además logró un nuevo modelo de político ultraderechista que ha influido en el resto del continente: fotogénico, dinámico y ambiguo, capaz de envolver las aristas más duras de sus ideas en unas maneras suaves.