Sábado, 11 de Octubre de 2008

Los mercados latinoamericanos repiten otro "viernes negro" sin señales de recuperación

EFE ·11/10/2008 - 01:37h

EFE - La volatilidad de los mercados se extendió a la bolsa de Sao Paulo, que vivió una jornada con intensas sacudidas que afectaron su índice Ibovespa, que cerró con una caída del 3,97 por ciento (la séptima consecutiva), a 35.609 puntos.

Los mercados latinoamericanos vivieron hoy otro "viernes negro" arrastrados por el pánico internacional ante los anuncios de quiebras en todo el mundo y sin dar ninguna señal de recuperación inmediata.

La principal plaza bursátil en Latinoamérica por volumen negociado, la Bolsa de Sao Paulo, nadó a contracorriente y a pesar de las constantes intervenciones del Banco Central (BC) para contener la precipitada depreciación del real frente al dólar no pudo contener los estragos del pánico internacional.

La ministra-jefe de Casa Civil (Presidencia), Dilma Rousseff, dijo este viernes tras inaugurar un foro empresarial Brasil-Estados Unidos, que "es un momento muy especial y el pánico no tiene por qué expandirse".

"La crisis fue motivada por la búsqueda de un lucro abusivo, a partir de una ganancia exagerada y de la ganancia llegamos al pánico. Son dos facetas típicas de esta crisis", completó la ministra.

El parqué brasileño tuvo hoy una caída del 3,97 por ciento en el índice Ibovespa, que para la semana -con varias suspensiones parciales de operaciones- representó un 20 por ciento negativo y en lo que va del mes del 28,17% en cifras rojas.

Ya en el año las pérdidas llegan al 44,26% y en el interanual del 43,65%.

El banco Central brasileño hizo varias alteraciones en las reglas de los depósitos y la autoridad monetaria ha inyectado así al mercado cerca de 60.000 millones de dólares (unos 26.431 millones de dólares) para garantizar el crédito concedido por los bancos.

En la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), la segunda plaza de mayor volumen negociado en la región, el Índice de Precios y Cotizaciones (IPC), sucumbió también ante las fuertes turbulencias y con un retroceso acumulado en las cinco sesiones del 13,41% vivió su peor semana desde agosto de 2006.

El presidente de México, Felipe Calderón, aprobó un plan por 810 millones de dólares y la eliminación de aranceles para proyectos energéticos y construcción de vivienda, que representa el 1 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB), pero el Gobierno considera "inevitable" ante la desaceleración económica.

El índice Merval de acciones de las empresas líderes de la Bolsa de Comercio de Buenos, con retroceso semanal del 19,61%, fue otro damnificado del "huracán bursátil", a pesar de que la presidenta Cristina Fernández de Kirchner insistió que el Banco Central mantendrá una "flotación administrada del tipo de cambio".

El IPSA de la Bolsa de Comercio de Santiago tampoco se pudo librar del naufragio bursátil que arrasó a la región y cerró la semana con una caída del 19,42%.

El ministro de Hacienda de Chile, Andrés Velasco, sin calmar el nerviosismo de los inversores, aseguró que "el sistema financiero chileno en su conjunto es sólido, está bien regulado y está bien capitalizado".

En Colombia, el presidente Álvaro Uribe optó por eliminar temporalmente el control a los capitales extranjeros que invierten en renta fija del país y garantizar así la liquidez al mercado financiero.

Mientras la Bolsa de Valores de Colombia (BVC) espera los resultados reales de esa medida, el índice general IGBC se hundía en pérdidas acumuladas del 18,53% en la semana.

La Bolsa de Valores de Lima, con su índice general IGBVL sumergido en un 29,25% negativo para la semana, tampoco reaccionó a las medidas del Gobierno peruano.