Sábado, 11 de Octubre de 2008

El actor Tim Robbins estrena estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood

EFE ·11/10/2008 - 01:10h

EFE - El actor estadounidense Tim Robbins (d) saluda a sus seguidores hoy durante la ceremonia de concesión de su estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood en Los Ángeles, California (EEUU). La de Robbins, la 2.371, está ubicada al frente de la de su compañera sentimental, la actriz Susan Sarandon.

El actor Tim Robbins, ganador de un Óscar por su papel secundario en "Mystic River" (2003), recibió hoy su estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood como reconocimiento a su carrera artística, según informa la prensa especializada.

El nombre del intérprete fue el número 2.371 en quedar grabado en el suelo de Hollywood Boulevard cerca del de su pareja, la actriz Susan Sarandon, que consiguió su estrella en 2003, y que lo acompañó en el acto, al igual que su amigo Jack Black.

"Estamos entusiasmados en honrar a Tim Robbins por sus logros en la industria del cine", aseguró Ana Martinez-Holler, vicepresidenta de comunicación de la Cámara de Comercio de Hollywood, institución encargada de gestionar el Paseo de la Fama.

Robbins, que cumplirá 50 años el 16 de octubre, se hizo famoso por sus actuaciones al tiempo que por su crítico discurso contra el Gobierno de EE.UU., especialmente en materias como la Guerra de Irak o la pena de muerte.

No obstante, el actor ha suavizado su lado más polémico con el paso del tiempo, y según sus compañeros de trabajo en sus dos últimos filmes "City of Ember" y "The Lucky Ones", Robbins se comportó más como un padre de familia que como un provocador, según el testimonio recogido por la revista The Hollywood Reporter.

Tanto Robbins como Sarandon apoyaron públicamente a John Edwards en las elecciones primarias del partido demócrata que finalmente ganó Barack Obama.

Ambos actores confían en la victoria del senador por Illinois en la campaña electoral por la presidencia de EE.UU., aunque Robbins aseguró que la victoria de Obama no "soluciona los problemas".

"Si realmente queremos cambio, depende de nosotros, de la gente. Es nuestro trabajo asegurarnos de que ellos -el nuevo gobierno- haga su trabajo", afirmó.