Viernes, 10 de Octubre de 2008

Los estadounidenses ya acuden a las urnas

Los colegios para el voto anticipado se abren en 19 estados. La intensidad de la campaña ha disparado las nuevas inscripciones en sitios clave como Ohio, lo que beneficia a Obama

ISABEL PIQUER ·10/10/2008 - 21:51h

REUTERS - Barack Obama durante un acto en Ohio.

Darleen Yavorcik no ha esperado hasta el 4 de noviembre para votar. Sobre todo porque este año, por primera vez en Ohio, ya puede acudir a las urnas. En todo el país, 19 estados han abierto sus oficinas electorales para facilitar un proceso donde se esperan récords de participación, debido a la intensidad de la campaña y el miedo a la crisis.

En esta estupenda tarde de finales de otoño, Darleen vende los méritos de su hijo.

Marty, que se presenta a fiscal del condado de Mahoning, en  el antiguo valle industrial de Ohio. A las afueras de las oficinas del Comité de elecciones, en Youngstown, en un barrio castigado por la reconversión industrial fallida de las últimas décadas, no duda en mostrar su ira.

“En estas elecciones cada voto cuenta y no quería ser menos”, dice Darleen, que votó hace un par de días por Barack Obama. “Trabajo en un todo a cien y veo la crisis a diario. El número de clientes se ha triplicado. Y eso que hemos aumentado los precios, y si nosotros lo hacemos es mala señal. La gente elige con mucho cuidado lo que va a comprar”. Aunque lo que más le preocupa es Irak. “Hay que parar la guerra cuanto antes”.

A su lado, y también respetando la distancia reglamentaria que le prohíbe hacer propaganda electoral a menos de siete metros de las oficinas de voto, Jim Lavorani, un comercial en una farmacéutica, respalda a un juez conservador y prefiere a McCain, aunque todavía no ha apretado la tecla de la urna electrónica. “Soy republicano pero reconozco que la elección de Sarah Palin me ha echado para atrás”. Y añade en voz baja, “además, creo que va a ganar Obama”.

En Youngstown, como en el resto de los estados que permiten votar más temprano, no se han producido grandes colas pero sí un flujo continuo de ciudadanos, ansiosos por pronunciarse. El Early Voting Information Center, organización independiente que sigue de cerca todo el proceso, estima que un tercio de los votos en EEUU se computarán antes del 4 de noviembre.

La práctica empezó en los años ochenta, en los estados del oeste, para aliviar las colas y fomentar la participación, y se ha ido propagando por todo el país. Ahora, más de 30 estados dan la opción de votar antes de la fecha oficial, 19 de ellos en persona. Además de consideraciones prácticas, el fenómeno ilustra un entusiasmo sin precedentes por unas elecciones históricas. En lo que va de año, cuatro millones de nuevos votantes se han inscrito en el censo electoral de una docena de estados clave.

En Ohio, donde el candidato demócrata John Kerry perdió por muy poco margen frente a George Bush en 2004, se han registrado más de 660.000 nuevas inscripciones, un incremento del 8% respecto a los comicios anteriores. Y la gran mayoría son demócratas. La intensidad de las primarias y la infatigable labor de rastreo de la campaña de Obama han resquebrajado la tradición abstencionista. Springsteen, en campañaEl hecho de que los votantes puedan pronunciarse inmediatamente en estados tan importantes como Nevada, Nuevo México o Colorado tiene serias implicaciones en la estrategia de las campañas.

“Cada voto que podamos conseguir ahora es uno menos del que preocuparse el 4 de noviembre”, dijo a The Washington Post Alex Conant, uno de los portavoces republicanos. Lo mismo piensan los demócratas: “Cuando se abre una de estas ventanas, hay que trasladar ahí todos los recursos para machacar el mensaje con fuerza”, añadió Geoff Garin, uno de los estrategas de la candidatura fallida de Hillary Clinton.

El fin de semana, Bruce Springsteen dio un concierto en la universidad estatal de Ohio, en Columbus, coincidiendo con el inicio del early voting. En este estado, la última encuesta del Post daba a Barack Obama un margen de seis puntos (51-45) frente a McCain. En este momento, el cataclismo financiero y la incertidumbre favorecen claramente al aspirante demócrata. A tres semanas de las elecciones, es mejor recolectar enseguida.