Viernes, 10 de Octubre de 2008

Cierra el fabricante español de vaqueros Lois, según UGT

Reuters ·10/10/2008 - 19:24h

Lois Jeans, la marca que se convirtió en un símbolo de modernidad en la España de los años 80, va a desaparecer después de que su propietario presentará una solicitud de liquidación esta semana, dijo una fuente sindical el viernes.

Saez Merino, que también fabrica otras marcas españolas conocidas como Caroche, Caster y Cimarron, es una de las últimas víctimas de la crisis económica y de la falta de crédito que está impidiendo la financiación de las empresas, dijo José Mesa de UGT.

Sus dos fábricas van a cerrar y alrededor de 350 trabajadores se quedarán en el paro, dijo Mesa. Saez Merino llegó a dirigir una firma que empleaba a 1.700 trabajadores en seis factorias pero desde hace cuatro años ha ido perdiendo terreno frente a las importaciones más baratas de Asia.

"La empresa nos ha comunicado su cierre, entra en un proceso de liquidación", dijo Mesa, añadiendo que el martes se reunirá con la dirección para conocer los detalles.

"Sabíamos que la empresa iba mal, pero no sabíamos que (el cierre) iba a ser tan pronto. La crisis financiera ha acelerado el proceso".

Las ventas al por menor cayeron en España un 5,9 por ciento en agosto, según los datos del Instituto Nacional de Estadisticas (INE), debido a que los endeudados consumidores se están apretando el cinturón.

La marca Lois, que tiene un toro como logo, podría ser vendida a otra empresa dentro del proceso de liquidación.

Los medios de comunicación informaron que Saez Merino había presentado el miércoles la solicitud de liquidación. Nadie en la compañía estaba disponible el viernes para hacer declaraciones.

"Da mucha pena que cierre una empresa tan emblemática", dijo Mesa. "Lois fue un símbolo en España. Hasta sus anuncios eran famosos".

En los años 80 los vaqueros Lois vivieron su edad dorada, antes de la llegada masiva de las marcas extranjeras como Levis, y de la expansión de la cadena Inditex que ahora domina el mercado textil con marcas como Zara y Bershka.

La industria textil española ha sufrido la pérdida de 70.000 puestos de trabajo desde 2007, según UGT, y se ha visto afectada en los últimos meses por la crisis crediticia mundial y por la brusca desaceleración económica del país.