Viernes, 10 de Octubre de 2008

Impulso a las rupturas amistosas y a los acuerdos prematrimoniales

El nuevo Código apostará por la custodia compartida y por prever qué hacer en caso de ruptura

ALBERT MARTÍN VIDAL ·10/10/2008 - 21:11h

En tiempos de la República, el Código Civil se refería a uno de los miembros de la pareja como "el cónyuge inocente". La ley del Divorcio de 1981 hablaba del "progenitor apartado". El borrador del anteproyecto del nuevo Código Civil catalán quiere, de una vez por todas, desterrar los divorcios que acaban en guerra entre los cónyuges.

Para ello, el nuevo texto, que debe ser aún aprobado por el Govern y votado en el Parlament, fomentará que los acuerdos previos a una ruptura, algo muy extendido en la tradición anglosajona, se conviertan en una práctica habitual, ya se trate de un matrimonio o una pareja de hecho.

"La intención es que las parejas dejen escrito antes de su crisis qué quieren hacer si hay una ruptura: eso es propio de una sociedad madura y ahorrará muchos conflictos", expresó la consellera de Justícia, Montserrat Tura.

Este tipo de documento especifica qué hará cada miembro de la pareja en caso de ruptura en lo referente a la guardia y custodia de los hijos, en materia económica y detalla otros aspectos que suelen motivar conflictos durante el proceso del divorcio. "Será una ley pionera, porque es la primera vez que se aborda este problema expresamente", dice Ramón Tamborero, presidente de la Sociedad Catalana de Abogados de Familia. "Los profesionales solemos recomendar estos acuerdos, aunque en los países latinos no hay tradición de hacerlo", añade, recordando que en Estados Unidos "no se concibe un matrimonio sin un contrato prematrimonial".

Este letrado celebra el paso adoptado por el Govern en esta dirección, aunque lamenta que un artículo incluido en el borrador -que especifica que, si en el momento de la crisis, se han alterado las circunstancias del momento en que se firmó el acuerdo, éste pierde validez- rebaja la aplicación de esta nueva normativa.

De custodia a responsabilidad

Pero los esfuerzos del nuevo Código Civil por acabar con los divorcios conflictivos -que suponen una proporción cercana al 90%- pasan también por certificar el apoyo de la ley catalana a la custodia compartida, algo que a nivel estatal ya se ha ratificado, poniendo el acento en el concepto de responsabilidad.

"Las leyes tienen un efecto didáctico y psicológico", recordó la consellera Tura, quien destacó los matices del paso de la custodia compartida a la responsabilidad compartida. "El objetivo es acabar con aquella idea de que tras el divorcio, cuidar del niño es pagar 300 euros", explicó la responsable catalana de Justícia.

La ley quiere convertir la custodia monoparental -el régimen más habitual a día de hoy- en una excepción, respetando los criterios de los psicólogos, que indican que lo mejor para los hijos tras un divorcio es que, en la medida de lo posible, sigan viendo a sus padres tanto como antes.

El nuevo Código Civil acaba también con el automatismo que dejaba la custodia de los hijos y la residencia a un mismo cónyuge, apostando por un modelo más flexible, que incluirá el pago de una pensión en concepto de techo.

Alternativas a la incapacitación de los mayores


1. Iniciativa del afectado

El borrador del anteproyecto que prepara el Govern instaura pasos intermedios en el proceso de deterioro de las personas mayores o víctimas de enfermedades crónicas hasta que son incapacitadas. Así, serán estas propias personas quienes, en previsión de que su situación empeore, puedan decidir qué personas y de qué forma ejerzan su tutela. Hasta ahora, eso sólo era posible mediante la incapacitación, que se obtenía tras un costoso proceso judicial.

2. Poderes vigentes

Los poderes que una persona otorgue a un tercero no concluirán en caso de ser incapacitada. De este modo se da continuidad a la confianza depositada en su momento.

3. Asistencia

Para evitar el recurso costoso e irrevocable de la incapacitación, las personas necesitadas de cuidado por una disminución de sus facultades podrán tener asistentes cuya presencia sea imprescindible para gestionar su patrimonio. La asistencia será revocable y aplicable a casos de vejez, drogodependencia o a enfermedades como la esquizofrenia.

4. Patrimonio protegido

Será posible proteger bienes inmuebles contra cualquier venta o alquiler como garantía económica de que uno mismo o un tercero pueda recibir la asistencia necesaria cuando sea necesario.

Noticias Relacionadas