Viernes, 10 de Octubre de 2008

Bush intenta tranquilizar a los mercados e insiste en que la crisis se resolverá

EFE ·10/10/2008 - 16:26h

EFE - El mandatario estadounidense compareció en la Rosaleda de la Casa Blanca para intentar tranquilizar a los ciudadanos, mientras el índice Dow Jones de la Bolsa de Nueva York caía por octava jornada consecutiva.

El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, pidió hoy tranquilidad a los mercados, al advertir que el nerviosismo sólo "genera más ansiedad", y aseguró que su Gobierno actúa con firmeza para restablecer la estabilidad.

Bush quiso lanzar un mensaje de optimismo y afirmó: "podemos resolver esta crisis y la resolveremos".

El mandatario estadounidense compareció en la Rosaleda de la Casa Blanca para intentar tranquilizar a los ciudadanos, mientras el índice Dow Jones de la Bolsa de Nueva York caía por octava jornada consecutiva.

"El Gobierno de EE.UU. está actuando y seguirá actuando, para resolver esta crisis y para restablecer la estabilidad en los mercados mundiales", sostuvo el presidente en su discurso, de ocho minutos y medio.

En su alocución, el presidente aseveró que el Gobierno "sabe cuáles son los problemas, tiene los instrumentos necesarios para hacerles frente y está actuando para ello".

Desde que la crisis se agravó drásticamente el pasado 15 de septiembre a raíz de la declaración de quiebra del banco de inversión Lehman Brothers, Bush ha hablado en público casi cada día acerca de la situación económica.

Pero la inquietud en los mercados no ha cesado, ante el temor de que las medidas aprobadas no sean suficientes para atajar la crisis y EE.UU. esté a punto de entrar, o haya entrado ya, en una fuerte recesión.

Las fuertes caídas en las bolsas, que obligaron esta semana a una rebaja de los tipos de interés coordinada entre los principales bancos centrales del mundo, han evaporado miles de millones de dólares de las inversiones y los fondos de jubilación de los ciudadanos.

Bush reconoció el desasosiego que reina entre los ciudadanos, al declarar que "esta incertidumbre ha creado ansiedad entre la gente, y es algo comprensible. La ansiedad genera aún más ansiedad, y puede hacer difícil ver lo que se está haciendo por solventar el problema".

Enumeró las medidas que ha adoptado el Gobierno para intentar atajar la crisis, entre ellas la aprobación del plan de rescate del sistema financiero valorado en 700.000 millones de dólares.

Según explicó, este plan, que tiene como objetivo ayudar a los bancos a reconstruir su capital y devolver la liquidez al sistema, no sólo incluye comprar los activos dañados de esas instituciones sino que también permite al Gobierno adquirir participaciones en las entidades financieras.

"Es un plan agresivo, flexible para adaptarse a las circunstancias y lo suficientemente amplio como para que funcione", aseguró Bush.

Según el diario The Wall Street Journal, el Gobierno se plantea garantizar miles de millones de dólares de deuda bancaria y todos los depósitos en las instituciones financieras de EE.UU. para devolver liquidez y confianza al sistema crediticio, la clave del problema.

El presidente insistió también en que EE.UU. se coordina con las autoridades financieras del resto del mundo para hacer frente al problema.

Recordó que tiene previsto reunirse mañana con los ministros de Economía del Grupo de los Siete (G7) países más desarrollados, -EE.UU., Canadá, Francia, Reino Unido, Alemania, Italia y Japón-, para determinar las próximas medidas que se pueden tomar.

Los ministros del G7 se reúnen hoy en Washington, de modo paralelo a la asamblea anual del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial.

Por su parte, el secretario del Tesoro de EE.UU., Henry Paulson, ha convocado una reunión extraordinaria del G-20, que integra a los principales países avanzados y en desarrollo.

Estas reuniones representan "una señal clara de que estamos metidos en esto juntos y saldremos juntos", apuntó el presidente.

Asimismo, reiteró que su Gobierno ha adoptado otras medidas para hacer frente a la situación, como pasos para facilitar que los propietarios de vivienda con problemas para hacer frente a sus hipotecas las refinancien.

Indicó además que se investigará cualquier sospecha de manipulación o fraude en las bolsas.