Viernes, 10 de Octubre de 2008

Stone dice que su película sobre Bush no tiene malicia

Reuters ·10/10/2008 - 18:01h

Estaba claro que el retrato que fuera a hacer Oliver Stone del presidente estadounidense George W. Bush en su nueva película iba a ser controvertido dada la conocida tendencia del director.

una maniobra calculada para llevar a los votantes a pensar sobre los últimos ocho años y el futuro.

La película es en parte drama, en parte sátira, pero el director de "JFK" y "Nixon" asegura que no se trata de hace sangre de Bush, y los críticos, por ahora, están de acuerdo. El veredicto final esperará al 17 de octubre a una de las películas más esperadas del otoño.

Irak, Afganistán y la guerra contra el terrorismo - y el legado de los ataques preventivos".

"Estos son legados que perseguirán a su sucesor durante años. Es bueno para la gente, antes de las elecciones, pensar sobre quién eligieron hace años y sobre dónde estamos ahora mismo como país", añadió el ganador de tres Oscar.

Con Josh Brolin en el papel principal, "W." es una película poco habitual sobre un presidente en ejercicio hecha por un director cuyas películas han sido criticadas por mezclar realidad y ficción. Sin embargo, Stone dice que la gente verá que no hace un retrato partidista, como sus críticos podían esperar.

"No ha sido nuestra intención ser maliciosos ni juzgar a George W. Bush y su gobierno. Su gobierno y él hablan claramente por sí mismos", afirmó.

"GUANTANAMERO"

"W." muestra la transformación de Bush de un chico privilegiado de una fraternidad que bebe en exceso a un religioso converso; su ascenso de gobernador de Texas a presidente de Estados Unidos; y sus decisiones en las semanas previas a la invasión de Irak en marzo de 2003.

Basada en libros escritos por antiguos responsables en la Casa Blanca, Stone dijo que su guionista Stanley Weiser y él "aparcamos nuestra política en la puerta".

La portavoz de Bush Dana Perino dijo que la Casa Blanca "tiene cosas mucho más importantes que hace que comentar esta película ridícula".

"Esta película intenta entender a Bush y convertirle en un ser humano", afirmó el director. "He intentado ser justo y equilibrado. He intentado no tomar partido".

La relación con su padre, el ex presidente George H.W. Bush, es un elemento central. En la película se cuentan los días de George W. como la "oveja negra" de la dinastía y reconstruye sus reuniones con asesores políticos y militares antes de la invasión de Irak.

Precisamente Irak proporciona la mayor parte de las sátiras de la película: Bush compara las nuevas normas sobre torturas en "Guantanamero" con los ritos de iniciación a su fraternidad.

Brolin, que consigue imitar el fanfarroneo y el encanto del presidente, dijo que dudó a la hora de aceptar el papel, pero que al leer el guión se emocionó y entristeció y acabó animándose ante lo que calificó del "mayor reto que puede tener un actor en la vida".

"Bush es una personalidad exagerada (...) Hemos intentado crear un drama con la realidad de esas exageraciones, pero no creo que sea burla", indicó Brolin.