Viernes, 10 de Octubre de 2008

Obligadas a elegir entre el escaño y la maternidad

El PSOE plantea reformar la Constitución para que las bajas no impidan votar

ÁNGEL MUNÁRRIZ ·10/10/2008 - 19:52h

Verónica Pérez acababa de dar a luz por cesárea; Elia Maldonado se encontraba en Rusia recogiendo a su hijo; una enfermedad obligaba a Araceli Carrillo a recibir tratamiento. El resultado de estas tres vicisitudes, tan aparentemente ajenas a la vida política, es que el Parlamento andaluz rechazó el jueves expresamente los presupuestos del Estado. Las bajas por maternidad o enfermedad de las tres mujeres citadas, parlamentarias socialistas andaluzas, sumadas a la ausencia de Manuel Chaves por encontrarse en una audiencia con el Rey, distorsionaron el resultado del voto que cabe esperar de una Cámara con mayoría absoluta del PSOE. Ninguna de las iniciativas de los socialistas rechazadas gracias a los empates producidos el jueves, que el Reglamento del Parlamento considera noes, tiene importancia más allá del establecimiento de una postura política no vinculante, pero los hechos han precipitado el debate sobre la necesidad de regular las bajas, especialmente por maternidad y enfermedad, y el voto a distancia.

Las reacciones este viernes fueron inmediatas. La discusión política se cargó de acritud y reproches por la actitud de varios diputados del PP y uno de IU, que celebraron ostentosamente la derrota de las iniciativas socialistas. Especialmente comentada era la “V” de victoria con la que el parlamentario de IU Juan Manuel Sánchez Gordillo había exteriorizado su júbilo. “Estos hechos son un demoledor retrato moral del PP. Yo hubiera preferido mil veces perder la votación que perder mis principios”, dijo el presidente andaluz, Manuel Chaves. Pero Javier Arenas, líder del PP andaluz, no estaba dispuesto a aceptar lecciones éticas y acusó a su adversario de mostrar “una catadura moral muy baja para justificar con la enfermedad de una compañera y las bajas maternales de otras dos su ausencia y que su vicepresidente primero, Gaspar Zarrías, no votara”.

El PSOE perdió una de las votaciones de desempate por un error de Zarrías, que luego se justificó con un comentario bromista en privado, “el miembro me ha fallado”, que finalmente trascendió, contribuyendo a encender la polémica sobre las formas de sus señorías. “Si lo hubiera hecho [el comentario] de una manera pública y oficial pues quizá hubiera merecido un comentario por mi parte. Pero fue íntimo, y no voy a hacer un comentario al respecto”, zanjó el presidente Chaves respecto a las palabras de Zarrías.

Reformar la Constitución

Al margen de los intercambios de reproches “morales”, los sucesos activaron algunos resortes políticos. La Comisión de Igualdad del Congreso debatirá el miércoles una proposición no de ley con la que el PSOE propone elaborar un informe sobre las reformas legales que serían necesarias para evitar los problemas de representatividad derivados de las ausencias de diputados por causas de fuerza mayor.

Un comunicado emitido por Carmen Montón, portavoz socialista de Igualdad, señalaba que es preciso hallar fórmulas que permitan compatibilizar los permisos de maternidad, paternidad y enfermedad con el ejercicio de las funciones públicas. A juicio de la responsable de Igualdad del PSOE, existe “discriminación entre diputados y senadores y el resto de los ciudadanos” porque los parlamentarios no pueden, como ellos, acogerse a bajas por enfermedad o permisos tras tener hijos.

Países como Portugal, Irlanda o Dinamarca poseen sistemas de sustitución de las parlamentarias durante sus bajas por maternidad, pero en España el asunto es peliagudo, porque la Constitución es clara al establecer que el voto de los diputados y senadores es indelegable. La iniciativa del PSOE, de hecho, señala la posibilidad de una reforma de la Constitución, de la Ley Electoral o de los reglamentos del Congreso y el Senado.

En Andalucía, la presidenta del Parlamento, Fuensanta Coves, entró también en el debate anunciando que “promoverá” un cambio de la ley electoral andaluza y del reglamento de la Cámara para que diputados de baja por maternidad o paternidad no tengan que renunciar a su derecho a votar en los plenos. “El Parlamento está dispuesto a arriesgarse y bordear la Constitución” para mejorar esta situación, añadió Coves.

“Pacto de caballeros”

No obstante, todas las opciones barajadas este viernes plantean dudas jurídicas. El propio Manuel Chaves, que este viernes compareció en rueda de prensa en Sevilla acompañado de José Antonio Alonso, portavoz del Grupo Socialista en el Congreso, tras mantener ambos una reunión en la sede de la presidencia de la Junta de Andalucía, afirmó que la mejor opción podría ser llegar a “un pacto de caballeros” entre todos los grupos políticos con representación en la Cámara autonómica.