Viernes, 10 de Octubre de 2008

El informe incluye las alegaciones de Spanair

La compañía agradece que no se cuestione su culpabilidad

RAMIRO VAREA ·10/10/2008 - 19:51h

Una grúa retira los restos del fuselaje del MD-82 accidentado en Barajas. / EFE

El informe preliminar sobre el accidente del MD-82 de Spanair en Barajas (Madrid), en el que fallecieron 154 personas, y que fue aprobado hace tres días por la Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes de Aviación Civil (CIAIAC), tuvo en cuenta "la mayor parte" de las alegaciones presentadas al borrador por parte de Spanair.

A través de un comunicado interno difundido este viernes a todos los empleados, Javier Mendoza, director de producción de la compañía, admitió que el nuevo texto contempla casi todos los cambios propuestos por la empresa a la CIAIAC. Mendoza agradeció la publicación de este documento "basado en hechos y evidencias" pues "cerrará una etapa en la que, desafortunadamente y sin ningún fundamento, se han cuestionado principios básicos de Spanair".

"Se nos ha sometido a un escrutinio público tan injusto como desproporcionado", añade la carta. Insistió en que la empresa seguirá cooperando para aclarar el accidente. Y remachó: "Finalmente, se ha visto reflejada la realidad de que Spanair es una compañía segura". Mientras, Boeing (el fabricante del avión) se comprometió ayer a realizar "las acciones necesarias" que se deriven de la investigación.

Maltrato y desprecio

El colectivo de pilotos, por su parte, valoró de forma positiva el texto preliminar. Felipe Laorden, experto en seguridad del Colegio Oficial de Pilotos de Aviación Comercial (COPAC), explicó que "todo lo que dice el informe es coherente y está elaborado con profesionalidad". Pero reconoció su desacuerdo por el proceso de elaboración del documento. "No nos han gustado nada las filtraciones ni el maltrato que ha habido hacia el colectivo de la aviación civil", señaló.

Desde la Asociación de Técnicos de Mantenimientos de Aeronaves, Antonio Lora apuntó la necesidad de "duplicar" los sistemas de alerta sonora de los flaps, unos dispositivos situados en la parte trasera de las alas necesarios para que el avión despegue, y que supuestamente fallaron en el siniestro de Barajas.