Viernes, 10 de Octubre de 2008

Los guerrilleros de Sendero Luminoso matan a 19 militares en un emboscada en Perú

Desde agosto pasado, las fuerzas armadas desarrollan una agresiva campaña contra la droga en Valle del Río Apurímac, donde tuvo lugar el ataque

EFE ·10/10/2008 - 18:41h

Diecinueve personas han muerto, doce de ellas militares, en una emboscada a un convoy del ejército tendida por Sendero Luminoso en una remota zona cocalera del sureste peruano, en uno de los atentados más graves de los últimos años.

Según un comunicado del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, la emboscada se produjo ayer en una carretera cercana a Tintaypunco, provincia de Tayacaja, en el departamento de Huancavelica. Además de los 19 muertos, hay un soldado desaparecido y al menos 11 heridos, de los que tres están graves, precisó por su parte el ministro de Defensa Ántero Flores Aráoz en declaraciones a Radio Programas del Perú.

Hay un soldado desaparecido y al menos 11 heridos

El comunicado militar acusa a "delincuentes narcoterroristas de Sendero Luminoso" de perpetrar este atentado a las seis de la tarde de ayer (hora local, 11.00 gmt) contra un convoy militar de cuatro camiones, uno de los cuales transportaba además a varios civiles.

Los senderistas primero detonaron una carga explosiva y después "hicieron disparos con armas de fuego de largo alcance contra todos los vehículos". Los militares y civiles retornaban a la base contraterrorista de Cochabamba Grande tras haber participado en una ceremonia por el aniversario de la localidad de Tintaypunco.

Paraíso de la cocaína

La zona donde se produjo el atentado se ubica dentro del Valle del Río Apurímac y Ene (VRAE),que abarca los departamentos de Ayacucho, Junín y parte de la Amazonía. El VRAE es una de las mayores productoras de hoja de coca y cocaína de Perú y con fuerte presencia de los remanentes de Sendero Luminoso que desconocieron el alto al fuego ordenado por su fundador, Abimael Guzmán, en 1992.

El VRAE es una de las mayores productoras de cocaína de Perú

Desde agosto pasado, las fuerzas armadas desarrollan una agresiva campaña en el VRAE, especialmente en la zona boscosa del Vizcatán, y desde entonces ha muerto un soldado y cinco presuntos senderistas y han resultado heridos una veintena de soldados.

Los soldados también han tomado varios campamentos terroristas, han destruido varias pozas de maceración de droga y detonado de minas antipersonales.

El operativo militar está, sin embargo, bajo la lupa debido a denuncias por la desaparición de 11 personas tras la entrada de militares el 14 de septiembre pasado a la remota comunidad campesina de Río Seco, en el VRAE.