Viernes, 10 de Octubre de 2008

La OTAN aprueba los ataques contra el narcotráfico en Afganistán

Reuters ·10/10/2008 - 13:06h

La OTAN acordó el viernes permitir ataques directos contra el tráfico de drogas en Afganistán, unas acciones que Estados Unidos dice que son vitales para llevar la seguridad al país ante el empeoramiento de la insurgencia talibán.

El comandante de operaciones de la OTAN, el general John Craddock, ha pedido a la misión de la Alianza en aquel país, la ISAF, que se le permita atacar laboratorios, y a las redes y jefes del narcotráfico, para frenar una corriente que ha ayudado a financiar la insurgencia talibán.

Un portavoz de la OTAN dijo que los ministros de Defensa de los 26 estados miembros alcanzaron un acuerdo para que la Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad (ISAF, por sus siglas en inglés) pueda realizar acciones más duras a petición del Gobierno afgano y de las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU según el actual plan de operaciones de la Alianza.

"ISAF puede actuar de acuerdo con los afganos contra instalaciones y facilitadores que apoyan la insurgencia sujeta a la autorización de las respectivas naciones", dijo James Appathurai tras el encuentro de los ministros en Budapest.

Alemania y otros estamos miembros como España se han mostrado reticentes a incrementar el papel de ISAF, tanto por el peligro para sus soldados como por el temor a un empeoramiento de la violencia. Las tropas alemanas están en una zona más tranquila al norte del país y las españolas al este.

Tras la reunión, el ministro afgano de Defensa, Abdul Rahim Wardak, apoyó completamente la petición de Craddock de un papel más decidido de la OTAN.

Los proponentes defienden que el plan es esencial para que la OTAN reduzca la violencia. El secretario de Defensa de EEUU, Robert Gates, dijo el jueves que el narcotráfico supone entre 60 y 80 millones de dólares al año para los talibanes.

"COMPROMISO"

Un alto cargo estadounidense de Defensa, que calificó el acuerdo alcanzado de "muy fino", destacó que los aliados "pueden" adoptar las nuevas tareas, pero que no están obligados. Eso supone que el "trabajo duro" empezará ahora, agregó, ya que Washington empezará a presionar a sus aliados para que se unan.

El jefe del Estado Mayor Conjunto de EEUU, el almirante Mike Mullen, advirtió el jueves de que la violencia en Afganistán sufrirá una escalada en 2009 a no ser que Estados Unidos y otros países actúen con rapidez para atacar el aumento de la insurgencia con tropas y asistencia.

Mullen dijo que EEUU, la OTAN y otros países han fracasado a la hora de forjar el tipo de unidad estratégica necesaria para frenar el incremento de la violencia de los dos últimos años, que ha permitido a los talibanes hacerse con el control de grandes zonas.

Gates dijo que va a pedir que la OTAN acelere la preparación del Ejército afgano e incremente su intervención en ayuda y desarrollo.

EEUU ha pedido a sus aliados que envíen más tropas. ISAF tiene entre 50.700 efectivos, y sus mandos querrían 12.000 más, aunque de momento algunos estados se muestran reticentes. Los estadounidenses van a incrementar su número respecto a los 33.000 que tiene ahora, 13.000 de ellos en la ISAF, pero temen que otros países lo usen como excusa.