Viernes, 10 de Octubre de 2008

María Bayo homenajea a la diva italiana de la ópera barroca Faustina Bordoni

EFE ·10/10/2008 - 14:19h

EFE - La soprano María Bayo, junto al director musical Alessandro de Marchi, presentaron hoy en Bilbao el recital "Homenaje a Faustina Bordoni", que se representará en el teatro Arriaga mañana sábado.

La soprano navarra María Bayo protagonizará mañana, 11 de octubre, en el Teatro Arriaga de Bilbao, un recital en homenaje a la diva italiana de ópera barroca en el siglo XVIII Faustina Bordoni, con un repertorio "infrecuente" de arias de esta época musical.

La Bordoni (Venecia 1697-1781), según ha explicado hoy en conferencia de prensa el maestro Alessandro di Marchi, director musical del recital, fue una de las sopranos más célebres del siglo XVIII gracias a sus cualidades escénicas; la belleza, no sólo de su canto, sino también de su físico; y su dominio del canto ornamentado y de los registros más agudos, lo que la equiparó a los "castratti", los "príncipes" de la lírica en esa época.

Di Marchi ha resaltado que del éxito que tuvo Faustina Bordoni da idea el hecho de que fue la primera mujer de su época que tuvo un "caché" tan alto como los "castratti" y que lo tuvo tanto en su faceta de cantante como de actriz.

María Bayo ha recordado también que la Bordoni tuvo una larga carrera como cantante de ópera, ya que comenzó a interpretar con 17 años en su Venecia natal y lo hizo hasta cumplir los 80.

Para rendirle este homenaje, tanto el maestro Di Marchi como María Bayo han elegido 10 exigentes arias de seis óperas distintas, escritas especialmente para Faustina Bordoni por compositores como Haendel (considerado el máximo exponente de la música barroca), Johann Adolf Hasse (compositor alemán y marido de la diva veneciana), Carlo Pollarolo (director de la capilla de la catedral de San Marcos, en Venecia) y de su hijo Antonio Pollarolo.

Bayo ha señalado que el concierto se inicia con la primera aria que interpretó la diva en su debut, "Orrida agli occhi miei", de la ópera "Ariodante", de Carlo Pollarolo, y concluye con la última pieza que cantó, "Benché l'augel s'asconda...", de la ópera "Ciro riconosciuto", de su marido Adolf Hasse.