Viernes, 10 de Octubre de 2008

El mundo mira al G7 ante el susto de los mercados

Reuters ·10/10/2008 - 09:02h

Las grandes potencias económicas del mundo se enfrentan el viernes a una gran presión para hallar la forma de contener la crisis financiera, mientras las ventas por pánico se extienden por las bolsas asiáticas y europeas entre los temores a una recesión económica mundial.

Los responsables de política financiera del Grupo de los Siete (G7), formado por las naciones más industrializadas, se reúnen en Washington después de que ni rescates, ni inyecciones de líquido, ni rebajas de los tipos de interés en todo el mundo, hayan logrado aplacar los temores de los inversores.

En un intento por descongelar el préstamo bancario y las fuertes pérdidas en los mercados de renta variable, el Gobierno de EEUU está considerando garantizar miles de millones de dólares en los bancos y asegurar temporalmente todos los depósitos bancarios, según el Wall Street Journal.

Las bolsas asiáticas cerraron el viernes con pérdidas de en torno al diez por ciento, mientras que los mercados europeos abrieron con caídas del 9 por ciento.

"Ahora los políticos deben estar asustados, viendo las bolsas y los problemas en los mercados del crédito", dijo Dariusz Kowalczyk, jefe de estrategias de inversión en CFC Seymour, en Hong Kong.

"Hay mucho que hacer", añadió.

DISTINTAS MEDIDAS

Los planes del Tesoro estadounidense incluyen comenzar a inyectar capital en los bancos este mismo mes, según una fuente de política financiera cercana al secretario del Tesoro, Henry Paulson.

Esa nacionalización parcial de los bancos de EEUU supondría un papel mayor del Gobierno como prestamista e inversor de último recurso.

A su vez, el primer ministro británico, Gordon Brown, ha pedido una solución global para la crisis, e instado a otros países a emular sus medidas para salvar el sistema bancario.

El jueves por la tarde, el Fondo Monetario Internacional dijo estar listo para prestar dinero a los países afectados por la crisis crediticia global, y ha activado un mecanismo de financiación de emergencia que se utilizó en la crisis asiática de los 90.

Mientras, en el corazón de la crisis financiera, los mercados del crédito permanecen sumidos en grandes problemas, con los bancos desesperados para proteger su capital, con el coste del préstamo interbancario de dólares disparado. Los intereses de préstamos interbancarios de dólares a tres meses han alcanzado su nivel más alto del año.