Viernes, 10 de Octubre de 2008

Encontrar planetas extrasolares ya no es un descubrimiento destacable

Hans Deeg, astrónomo del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), forma parte del equipo que trabaja con el satélite CoRoT que recientemente halló un objeto celeste cuya masa es mayor que la de un planeta pero menor que la de una estrella 

EFE ·10/10/2008 - 10:45h

Encontrar planetas extrasolares ya no es un descubrimiento destacable, pues el objetivo es hallar los que son diferentes de los ya conocidos, dijo en una entrevista Hans Deeg, astrónomo del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC).

Hans Deeg forma parte del equipo que trabaja con el satélite CoRoT (siglas de convección, rotación y tránsitos) que recientemente ha encontrado un objeto celeste cuya masa es mayor que la de un planeta pero menor que la de una estrella, con lo que desafía la definición de planeta extrasolar.

Este cuerpo celeste orbita cada cuatro días terrestres alrededor de una estrella que es ligeramente mayor que el Sol y es dos veces más denso que el plomo.

Discusión académica 

Con este descubrimiento la cuestión teórica de dónde terminan los planetas y donde comienzan las enanas marrones ha pasado de ser una discusión académica a un hallazgo real, explicó Hans Dee.

Las enanas marrones son objetos celestes

Las enanas marrones son objetos celestes cuya existencia se demostró de forma científica en 1995 y en la actualidad son considerados los más numerosos de la Vía Láctea.

Estos cuerpos celestes podrían ser un eslabón entre las estrellas más pequeñas y los planetas gigantes, pero su definición no está acotada y de manera habitual se definen como objetos con masa superior a diez o quince veces la de Júpiter, aunque en la definición también influye su formación, pues cuando proceden de nebulosas protoestelares parece más lógico denominarlas planetas extrasolares.

Hans Deeg indicó que con el hallazgo hecho por medio del satélite CoRoT se tiene por primera vez un objeto que supera el límite entre planeta y enana marrón.

Estructura interna 

Del objeto celeste encontrado, que se llama CoRoT-Exo-3b, no se sabe en realidad su estructura interna, para clasificarlo como planeta, que no tiene reacciones nucleares en el interior, o como estrella, añadió el astrónomo.

En la búsqueda de nuevos planetas lo destacable sería encontrarlos muy grandes o muy pequeños o con órbitas raras.

Hans Deeg comentó que del Universo se saben muy pocas cosas y como ejemplo citó que la existencia de la materia oscura es de momento una teoría, aunque se sabe que en la Vía Láctea hay una gran masa de la que sólo se ve una pequeña porción, pero no se entiende la naturaleza de esta materia oscura.

En cuanto a los planetas extrasolares, señaló que el conocimiento es muy limitado y no se han encontrado los que sean parecidos a la Tierra.

Busqueda de Tierras 

La búsqueda de planetas como la Tierra es uno de los objetivos del satélite CoRoT, que se lanzó a finales de diciembre de 2006 desde Kazajstan y se trata de un proyecto de la agencia espacial francesa CNES en el que participan la Agencia Espacial Europea y otros países.

Los científicos recibieron los datos preliminares del CoRoT en mayo de 2007 y son aptos para analizar desde diciembre de ese año, comentó el astrónomo del IAC.

Los científicos estudian otros cinco candidatos a planeta extrasolar 

 

Con el material enviado por el satélite CoRoT los científicos estudian otros cinco candidatos a planeta extrasolar pero sólo tienen el quince por ciento de los datos de un proyecto que terminará en 2010.

Los datos que envía este satélite los analizan científicos de varios países y por medio de espectrómetros hacen verificaciones para decir si se trata de planetas o de cualquier otro objeto.

Hans Deeg recordó que la NASA enviará el año próximo una misión más grande, Kepler, que estará enfocada a encontrar planetas como la Tierra.