Viernes, 10 de Octubre de 2008

Los dos periodistas estadounidenses dicen que fueron secuestrados

EFE ·10/10/2008 - 09:58h

EFE - En la imagen, los periodistas estadounidenses Holli Chmela (izq.) y Taylor Luck.

Los dos periodistas estadounidenses que fueron dados por desaparecidos esta semana en el Líbano y que luego aparecieron detenidos en Siria afirmaron que fueron secuestrados "y llevados a la fuerza a territorio sirio".

Holli Chmela, de 27 años, y Taylor Luck, de 23, abandonaron su hotel de Beirut, el 30 de septiembre pasado, y a partir de entonces se perdió su rastro. Ayer, jueves, las autoridades de Siria dijeron que habían sido detenidos por intentar entrar ilegalmente al país.

Los dos periodistas, que trabajan para el periódico jordano de lengua inglesa "Jordan Times", llegaron a primera hora de hoy a Amán después de que las autoridades sirias los dejaran en libertad y los entregaran a representantes de la embajada estadounidense en Damasco.

En el relato de los hechos que difunde hoy "Jordan Times", los dos periodistas dicen que fueron secuestrados por un taxista y por un cómplice que supuestamente les tenían que llevar a la frontera entre el Líbano y Siria, donde pensaban conseguir las visas para pasar unas vacaciones en el país vecino, antes de regresar a Amán.

"Habíamos planeado tomar un autobús desde Trípoli (norte del Líbano) hasta Homs (ciudad fronteriza siria), pero la terminal de autobuses estaba cerrada y un taxista se ofreció a llevarnos hasta la frontera, diciendo que tenía una licencia para realizar ese recorrido", agregaron en sus declaraciones.

Luck dijo que el taxista recogió a un colega en el camino y después el vehículo salió de la ruta principal, sin dar explicaciones.

"Mientras seguíamos dentro del automóvil, (el taxista) echó el seguro de las puertas y nos pidió que le entregáramos el dinero, pero nos negamos a ello", añadió.

Según Luck, de repente apareció un vehículo militar y los ocupantes, "sin pronunciar palabra", se llevaron su equipaje, su pasaporte y sus teléfonos móviles, y obligaron a la pareja a acompañarlos.

Los dos periodistas dijeron que no dieron a conocer su profesión a las autoridades sirias y les dijeron que sólo eran turistas.

La Policía siria les dijo que les llevarían a la estación de autobuses de Homs, pero su verdadero destino fue una prisión, donde estuvieron detenidos por ocho días, según su relato.

"Me encontré en una celda con más de treinta personas, mientras Holli estaba encerrada en otra habitación. Me negué a separarme de ella y al final nos pusieron en una misma habitación durante una noche, pero después nos volvieron a separar", agrega Luck.

Los dos estadounidenses dijeron haber recibido un trato amable de parte de la mayoría de los policías sirios. "Algunos de ellos nos permitieron incluso que nos reuniéramos por la noche para conversar", agregó Luck.

El miércoles por la noche, los dos periodistas fueron transferidos desde Homs hasta una prisión de Damasco, pero cuando un funcionario los reconoció por las fotos que se habían difundido, fueron entregados a representantes de la embajada estadounidense en Damasco.