Viernes, 10 de Octubre de 2008

Japón ofrece su ayuda para financiar rescates del FMI

Reuters ·10/10/2008 - 05:52h

Japón está dispuesto a ayudar al Fondo Monetario Internacional a acudir al rescate de los países más afectados por la crisis crediticia, anunció el ministro japonés de Finanzas, Shoichi Nakagawa

"Si hay algo que el FMI pueda hacer, quiero que lo hagan con flexibilidad. Japón cooperará con eso, incluyendo proporcionar fondos para ello", dijo el jueves Nakagawa a los periodistas en Washington.

El ministro hablaba en la víspera de una reunión de los ministros de economía y jefes de bancos centrales del grupo de las siete naciones más ricas del mundo (G7), cuyo apoyo será crucial para que funcione el plan.

"El impacto de la crisis crediticia se está extendiendo al mundo. Para minimizar la reacción en cadena, Japón está listo para asumir el liderazgo al contribuir para apoyar a estos países proporcionando fondos. Y mañana pediré la cooperación de otros países en la reunión del G7", añadió.

El periódico Nikkei publicó que Japón propondría reunir billones de dólares en reservas de divisas, conservadas por los Gobiernos de Asia y Oriente Próximo y disponibles para apoyar los rescates liderados por el FMI.

Japón tiene 995.000 millones de dólares (724.000 millones de euros) en reservas de monedas extranjeras. China tiene 2 billones de dólares, el mayor volumen del mundo.

El Nikkei añadió que este programa del FMI estaría disponible para países emergentes más pequeños, pero no para los miembros del G7 -Estados Unidos, Japón, Reino Unido, Francia, Alemania, Canadá e Italia- ni otros países ricos.

Japón ya tomó la iniciativa en la crisis financiera asiática de 1997 y 1998, proponiendo la creación de un Fondo Monetario Asiático para ayudar a la región a recuperarse de una crisis que sumió a muchos países en una profunda recesión.

El plan sufrió una rápida muerte frente a la oposición estadounidense.

Por su parte, el primer ministro japonés, Taro Aso, dijo en Japón que su país propondría el viernes en el G7 que Islandia reciba ayuda del FMI, una idea a la que hasta ahora la isla se ha resistido.

Sin embargo, el primer ministro islandés, Geir Haarde, advirtió esta semana que Islandia se arriesgaba a una bancarrota nacional debido a la crisis, que ha obligado al Gobierno a tomar el control de los tres mayores bancos del país.