Viernes, 10 de Octubre de 2008

Citi concluye sin un acuerdo las negociaciones con Wells Fargo sobre Wachovia

EFE ·10/10/2008 - 01:49h

EFE - "Las importantes diferencias en las estructuras de la transacción entre las partes y en su visión sobre los riesgos asociados hacen imposible llegar a un acuerdo mutuo aceptable", señaló Citigroup.

El banco Citigroup anunció hoy que las negociaciones con su rival Wells Fargo para una posible adquisición del banco Wachovia terminaron sin acuerdo y reclamará compensaciones a estos por los perjuicios que le han causado.

"Las importantes diferencias en las estructuras de la transacción entre las partes y en su visión sobre los riesgos asociados hacen imposible llegar a un acuerdo mutuo aceptable", señaló Citigroup en un comunicado de prensa.

Esa entidad bancaria, Wells Fargo y Wachovia decidieron el miércoles ampliar hasta el viernes el "alto en fuego" en el litigio que protagonizan en torno a una adquisición parcial o total de la última firma por parte de los dos primeros, con el fin de proseguir las conversación sobre un posible arreglo.

Citi señaló que se había sentido orgulloso de formar parte de una transacción "histórica" que contaba con el respaldo de las agencias bancarias federales y el Gobierno de Estados Unidos y que había diseñado "de forma cuidadosa" para evitar tensión en el sistema financiero y favorecer el interés de sus accionistas.

Agregó que la transacción que propusieron y que siguió dispuesto a completar protegía a Wachovia y sus filiales, a la vez que limitaba el riesgo para Citigroup y generaba rentabilidad a sus accionistas.

El banco manifestó que, al truncarse la operación, sus "accionistas se han visto privados de forma injusta e ilegal de la oportunidad que esa transacción creaba", por lo que seguirá adelante con su reclamación de compensaciones a Wells Fargo, Wachovia y sus ejecutivos y asesores por interferencia y ruptura de contrato.

No obstante, añadió que no bloquearía una transacción entre estas dos últimas firmas.

Citigroup anunció el pasado 29 de septiembre que adquiría las operaciones bancarias de Wachovia, en una operación que contaba con el respaldo de la Corporación Federal Aseguradora de Depósitos (FDIC, por su sigla en inglés).

El compromiso incluía la mayor parte de los activos y pasivos de Wachovia, incluidas cinco instituciones depositarias, y asumía la deuda privilegiada y subordinada de ese banco.

Citigroup estaba dispuesto a enjugar hasta 42.000 millones de dólares de pérdidas en un fondo de préstamos por valor de 312.000 millones de dólares de Wachovia y la FDIC se haría cargo de las pérdidas que fueran más allá de esa cantidad.

A cambio, la entidad bancaria concedía a la FDIC acciones preferentes y garantías por valor de 12.000 millones de dólares para compensar el riesgo que asumía esa entidad.

Sin embargo, Wells Fargo, considerado como un sólido banco regional, anunció pocos días después que había cerrado un acuerdo con Wachovia, que atravesaba problemas financieros, para adquirir al completo esa entidad, en una operación valorada en unos 15.100 millones de dólares y sin asistencia del Gobierno federal.

Wells Fargo explicó entonces que pagaría 0,1991 acciones propias por cada acción de Wachovia, con sede en Carolina del Norte.

La transacción, que tomaba como referencia la cotización de 35,16 dólares a que cerraron las acciones de Wells Fargo el día anterior, representaba el pago de siete dólares por cada acción de Wachovia, frente a un dólar por título que contemplaba el acuerdo con Citigroup.

El anuncio de ese compromiso dio lugar de inmediato a una disputa en los tribunales sobre la prevalencia o no del acuerdo previo al que había llegado Citigroup con Wachovia.

Citigroup planteó el pasado fin de semana una demanda ante el Tribunal Supremo de Nueva York mediante la que pretende obtener de Wells Fargo unos 20.000 millones de dólares en compensaciones por daños y que se le imponga una multa de 40.000 millones por interferencia en su acuerdo con Wachovia.

Las acciones de Citigroup se depreciaron hoy un 10,2 por ciento en la sesión regular de la Bolsa de Nueva York y cerraron a 12,93 dólares por título.