Jueves, 9 de Octubre de 2008

Un microscopio muestra las primera horas de un embrión

Reuters ·09/10/2008 - 20:32h

Un nuevo microscopio de alta capacidad ha permitido a los científicos observar a un pez cebra desarrollarse desde que constituye una célula hasta que forma un embrión con un corazón que late en un hecho sin precedentes en el estudio de organismos vertebrados, según informaron investigadores el jueves.

Los científicos crearon una reconstrucción digital en tres dimensiones del pequeño pez, que podría aportar pistas sobre cómo se forman los órganos en los seres humanos y llevar a un mejor entendimiento de la genética que subyace en ciertas enfermedades, señalaron los investigadores.

"Esto es como observar a un animal nacer", dijo Joachim Wittbrodt, quien dirigió el estudio publicado en la revista Science y efectuado en el Laboratorio Molecular de Biología en Heidelberg, en Alemania.

"Tienes un cúmulo de células que se están transformando en un embrión con un corazón que late mientras tu lo estás mirando".

Los científicos ya habían observado la formación de invertebrados, como gusanos, que sólo tienen un centenar de células, pero hasta ahora reproducir el desarrollo del feto en organismos vertebrados, cuyos embriones contienen diez mil células había sido imposible, afirmó el investigador.

El equipo alemán superó los obstáculos al desarrollar un microscopio capaz de rastrear decenas de miles de células al mismo tiempo sin requerir de un cantidad de energía que destruiría o dañaría al embrión.

El microscopio escanea al embrión con lo que llaman una sábana de luz en varias direcciones, permitiendo que un ordenador forme una imágenes tridimensionales que con el paso del tiempo otorgan una visión cabal del desarrolló, afirmó Wittbrodt.

"El poder está en el tamaño y en la resolución mientras que al mismo tiempo en ser extremadamente cuidadoso con el embrión y muy rápidos, lo que es necesario para seguir a las cosas que se mueven", agregó.

"Es como un gran puzzle y podemos ver las piezas individuales. Podemos ver todo".

El pez cebra es popular entre los investigadores porque son más baratos de engendrar que los ratones y comparten una gran cantidad de rasgos biológicos con los humanos.

IMPLICACIONES EN HUMANOS

Para desarrollarse hasta un organismo completo, las células de un embrión deben dividirse, viajar por el cuerpo y organizarse en intrincadas formas. Hasta ahora los investigadores afirman que el proceso migratorio es diferente de que lo habían imaginado.

Eventualmente, este tipo de experimentos pueden proveer un mejor entendimiento de como los tumores se esparcen o de por qué a veces las células se vuelven en contra del cuerpo en enfermedades autoinmunes como la artritis, expresó el científico.

"Hay muchas implicaciones para los humanos", aseguró. "Este es sólo el punto de partida".