Jueves, 9 de Octubre de 2008

El PP no apoya el fondo para los bancos porque dice que está "verde" en materia de garantías

Montoro le ha pedido a Solbes que garantice que no costará a los contribuyentes y que será "temporal"

EFE ·09/10/2008 - 22:04h

El coordinador de Economía del PP, Cristóbal Montoro, transmitió hoy al Gobierno el apoyo de su partido al incremento a 100.000 euros de los depósitos bancarios garantizados, y sus "serios reparos" a la creación de un fondo de 30.000 millones de euros para comprar activos de bancos y cajas.

Montoro así lo aseguró en rueda de prensa, tras reunirse con el vicepresidente económico, Pedro Solbes, para que les informara de las últimas medidas que a nivel nacional y europeo se han tomado para superar la crisis y para concretar la reunión que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, mantendrá con el líder del PP, Mariano Rajoy, de la que aún no han pactado una fecha.

Según el dirigente del PP, su partido no puede apoyar la creación de ese fondo de 30.000 millones de euros porque está "verde" en materia de garantías.

El PP quiere que quede claro que el Parlamento también controlará dicho fondo, así como garantías de que no costará a los contribuyentes y que el dinero se destinará de forma "temporal" a devolver la corriente de créditos a las familias y las pymes.

Montoro afirmó que el Gobierno respalda que se cree una comisión especial en el Congreso para controlar el funcionamiento del fondo de 30.000 millones de euros, que podría ampliarse hasta 50.000.

En rueda de prensa posterior, el secretario de Estado de Hacienda y Presupuestos, Carlos Ocaña, aclaró que el Gobierno no es partidario de su constitución, sino de que el Parlamento tenga información sobre su funcionamiento "cuantas veces haga falta".

Propuesta "costosa"

El secretario de Estado emplazó al PP a que respalde ambas medidas del Gobierno, porque es una "buena idea" que tengan el "máximo apoyo posible".

Ocaña explicó que el PP les presentó una propuesta "costosa" para apoyar el fondo de deuda pública para comprar activos de las entidades financieras y de la que Montoro no informó en la rueda de prensa.

Según Ocaña, consistiría en que el Gobierno usaría la deuda pública para darle directamente créditos adicionales a las empresas, lo que, advirtió, supone sustituir el sistema financiero, que funciona "muy bien", y tendría el coste de asumir los riesgos de los bancos.

Por el contrario, recordó, el fondo que propone el Ejecutivo no tiene un coste "cero" para los contribuyentes.

Preguntado por qué garantías podrían dar al PP para asegurarles que los créditos llegarán a las familias y las pymes, Ocaña respondió que "no sabemos el porcentaje que llegará a las empresas", ya que depende de que se "normalice" el sistema financiero.

En cuanto al proyecto de ley de Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2009, Montoro destacó que el Gobierno está "cerrado" a negociarlos.

Preguntados ambos si ante esta falta de acuerdo tiene sentido celebrar la reunión Zapatero-Rajoy, Montoro señaló que, si al final se confirma, el presidente del PP irá "con toda normalidad"; mientras que Ocaña la invitación es "válida" para que apoye las medidas económicas del Gobierno.