Jueves, 9 de Octubre de 2008

España, Argentina, Irán y Ucrania consiguen su billete a la segunda ronda

EFE ·09/10/2008 - 21:44h

EFE - El jugador Daniel (d), de España, lucha por el balón con Jorge Rodríguez (i), de Uruguay, durante el partido por el grupo D de la fase eliminatoria del Mundial de Fútbol Sala Brasil 2008, que disputó hoy en el Gimnasio de Maracananzinho, en Río de Janeiro.

La selecciones de Ucrania y Argentina, en el grupo C, y España e Irán, en el D, avanzaron hoy a la siguiente ronda del Mundial de Fútbol Sala de Brasil, tras ganar sus respectivos partidos de la quinta y última jornada de ambas llaves.

En el grupo C se cumplieron los pronósticos y tanto ucranianos como argentinos siguen con vida en el torneo, a costa de una Guatemala que no le puso las cosas fáciles a la albiceleste, aunque finalmente terminó claudicando.

Ucrania, que empezaba la jornada como líder, terminó solventando su partido en Río de Janeiro ante la colista china (4-2) con más trabajo de lo esperado. Los europeos dominaron todo el encuentro, aunque toparon siempre con un gran Zheng Tao.

Tras estrellarse una y otra vez ante el muro chino, los ucranianos vieron como en un contragolpe, Hu Jie puso un sorprendente 0-1 favorable a los asiáticos a menos de dos minutos para el fin de la primera parte. Sin embargo, Valeriy Zamayatin consiguió el empate a 13 segundos de cumplirse los 20 minutos.

En la segunda parte el guión no cambió hasta que otra vez Zamayatin, a los 33 minutos, diera la vuelta al marcador.

Temerosa a perder la primera posición por la diferencia de goles con Argentina, Ucrania se volcó al ataque y consiguió ampliar su ventaja gracias a Ildar Makayev y Dmytro Silchenko.

A falta de un minuto, volvió a aparecer la estrella del partido, el portero chino Zheng Tao, aunque esta vez en la otra portería. Al interceptar una pelota en su área, vio al portero-jugador ucraniano adelantado y maquilló la derrota de su equipo final por 4-2.

A la misma hora en Brasilia, Argentina sudó para conseguir el pase ante Guatemala, que también se jugaba la clasificación pero que con la derrota, por 2-1, dice adiós al torneo.

La albiceleste se puso en ventaja a los 75 segundos merced a un gol de Matías Lucuix tras una buena combinación con Esteban González. Pese a ceder la iniciativa a su rival, Guatemala se fue acercando con peligro al marco argentino y Jannick Ramírez mandó un balón al palo.

La segunda parte fue también muy igualada, hasta que Fernando Wilhem logró el gol de la tranquilidad para Argentina en el minuto 29. Con más corazón que cabeza, Guatemala lo siguió intentando, aunque la suerte no le acompañó.

A falta de un minuto y medio, Manuel Aristondo acortó distancias en el marcador y puso el miedo en el cuerpo a Argentina, que sufrió de lo lindo para mantener su ventaja, aunque finalmente el resultado no se movió y los suramericanos avanzan de ronda mientras que los centroamericanos vuelven a casa.

En el grupo D, España e Irán, campeones de Europa y Asia respectivamente, lograron el pase a la segunda fase tras imponerse 3-0 y 3-2 respectivamente a Uruguay y la República Checa.

Los vigentes campeones del mundo tuvieron más trabajo del esperado en Río de Janeiro para deshacerse de una defensiva y dura Uruguay, que pese a estar ya eliminada, vendió muy cara su derrota en un partido con poco ritmo y muchas faltas.

Los españoles chocaron siempre contra la defensa celeste y no pudieron inaugurar el marcador hasta que quedaba 1'15" para el descanso, cuando el capitán Javi Rodríguez remató solo desde el punto de penalti un córner.

Los pupilos de José Venancio López salieron dispuestos a finiquitar rápido el partido en la segunda mitad y el brasileño nacionalizado Fernandao consiguió, antes de que se cumplieran los dos minutos de la reanudación, dos tantos más para España, que se limitó a controlar el encuentro sin que se moviera más el luminoso.

Más emoción la hubo en el otro encuentro del grupo en Brasilia, a cargo de Irán y la República Checa. Los dos equipos precisaban la victoria para conseguir el billete para la próxima fase y protagonizaron un igualado y emocionante encuentro, que terminó decantándose para los campeones asiáticos por 3-2.

Irán fue mejor a lo largo de los 40 minutos, pero el portero checo Tomas Melles mantuvo siempre con vida a los suyos. El primer gol no llegó hasta el minuto 17 cuando Ali Hassanzadeh remató un córner de los iraníes.

Tras el descanso, los checos consiguieron empatar gracias a Jan Janovsky en el minuto 27. El capitán y estrella de los asiáticos, Vahid Shamsaee volvió a poner a los suyos con ventaja 3 minutos más tarde, aunque los europeos reaccionaron inmediatamente y Martin Dlouhy puso un incierto 2-2 a falta de 8 minutos y medio.