Jueves, 9 de Octubre de 2008

El Gobierno peruano pone sus cargos a disposición de Alan García

Reuters ·09/10/2008 - 19:43h

El primer ministro peruano, Jorge del Castillo, dijo el jueves que ofrecerá su renuncia y de todo su gabinete de Gobierno al presidente, Alan García, tras un escándalo de corrupción que ha generado una crisis política.

Del Castillo se ha visto envuelto en el escándalo de corrupción por presuntos nexos en la concesión irregular de cinco lotes petroleros para la compañía noruega Discover Petroleum.

"De aquí vamos a ir a Palacio de Gobierno y todos los ministros de Estado vamos a poner nuestros cargos a disposición del presidente de la República para que él decida", dijo Del Castillo en una declaración en el Congreso junto a la mayoría de los miembros del gabinete de Gobierno.

Del Castillo acudió al Congreso para explicar y defender su "honor" ante las acusaciones, pero los legisladores de la oposición rechazaron su participación.

El escándalo se destapó con la difusión de unas grabaciones con conversaciones de un directivo de una entidad estatal y un ex ministro del primer gobierno de García (1985-1990), en las cuales pactaban para favorecer a la firma noruega Discover Petroleum en la entrega de los lotes petroleros en Perú.

La denuncia provocó la renuncia del ministro de Energía y Minas, un sector económico clave, y el despido de dos funcionarios de empresas estatales implicados en la cuestionada concesión para la compañía extranjera.

Los líderes de la oposición, desde partidos conservadores hasta de izquierda, han pedido la dimisión de Del Castillo y de todos los ministros del presidente García, en una escalada de la crisis en el Gobierno por el escándalo de corrupción.

"Parece que (la oposición) está en una competencia pre-electoral", dijo Del Castillo, rechazando las peticiones de dimisión, que también vienen del Congreso unicameral.

NIEGA LOS CARGOS

En la víspera se difundieron otras conversaciones, grabadas en secreto, en las que uno de los implicados en el negocio irregular menciona al primer ministro Del Castillo como nexo para ayudar a la compañía extranjera.

Del Castillo ha negado los cargos, pero ha reconocido que se reunió con las personas involucradas en este escándalo.

La denuncia llevó al Congreso a formar una comisión especial multipartidista que investigará todos los contratos de hidrocarburos firmados por la agencia estatal desde 2006, la mayoría de ellos con compañías extranjeras.

El escándalo se produce en momentos en que la aprobación a la gestión de García ha bajado a su peor nivel desde que asumió su segundo mandato, en julio de 2006.