Jueves, 9 de Octubre de 2008

Un sistema de aviso del avión de Spanair no funcionó al despegar

Reuters ·09/10/2008 - 19:37h

El sistema de advertencia de configuración inadecuada para el despegue (TOWS, por sus siglas en inglés) del avión de Spanair que se estrelló el 20 de agosto en el aeropuerto de Barajas causando la muerte de 154 personas no se escuchó en la cabina, según el informe preliminar de la comisión de investigación, conocido el jueves.

Los "flaps" y los "slats", unas superficies móviles en las alas del avión que permiten que se sostenga a velocidad reducida, no se desplegaron, pero no hubo ninguna advertencia en la cabina, dice el informe preliminar de la Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes de Aviación Civil (CIAIAC).

Ahora "la investigación continúa" y se va a centrar en "conocer los detalles de la configuración que presentaba el avión en el momento del accidente y del funcionamiento de sus sistemas de avisos en cabina", indica.

El MD-82 de la compañía Spanair despegó de la terminal 4 del aeropuerto madrileño con destino a Las Palmas de Gran Canaria con 172 personas a bordo. Los seis integrantes de la tripulación fallecieron, así como 147 pasajeros, mientras que 19 resultaron heridos graves. Uno de ellos falleció posteriormente.

El avión había llegado a Madrid procedente de Barcelona en un vuelo que se desarrolló sin incidencias. En el segundo vuelo, una vez en pista, la tripulación detectó un excesivo calentamiento de la sonda de temperatura, por lo que volvió al aparcamiento y los técnicos lo arreglaron.

En el segundo intento, el avión despegó pero solo se elevó 40 pies y entonces descendió hasta chocar con el terreno tras inclinarse a izquierda y derecha. El primer impacto fue con el cono de cola y casi, simultáneamente, con la punta del ala derecha y los capós del motor derecho.

Se desplazó casi 500 metros llegó hasta el extremo lateral de la franja de la pista, cayó a un terraplén 5,5 metros más abajo y siguió desplazándose por el terreno irregular que descendía hasta el cauce de un arroyo, "a donde llegó la estructura principal con un alto grado de desintegración", dice el informe. En ese momento se originó un incendio. En total recorrió 1.093 metros.

"Durante todo el recorrido de despegue y hasta el final de la grabación del CVR, no se registró ningún sonido relacionado con el sistema de advertencia de configuración inadecuada para el despegue (TOWS, por sus siglas en inglés)", dice el informe.

Este sistema consiste en una bocina y una voz que identifican los dispositivos que no están configurados adecuadamente para el despegue, entre ellos los 'flaps' y los 'slats'.

"Los valores registrados de deflexión de 'flaps' fueron de 0º", y los cilindros de control de los 'slats' "presentaban evidencias que se corresponderían con una condición de 'slats' replegados'", agrega.

Estos dispositivos se despliegan al desplegar y al aterrizar, y en vuelo permanecen replegados.

MOTORES Y FRENADO FUNCIONARON

Respecto a los dos motores Pratt & Whitney, "se comportaron correctamente durante toda la secuencia del accidente". Tampoco hay evidencias de que los sistemas de reversa o de frenado tuvieran un "comportamiento anómalo".

La CIAIAC va a seguir con exámenes y revisiones exhaustivas de los elementos recuperados del avión que le permitan conocer más información tanto sobre la configuración del avión como sobre el funcionamiento de sus sistemas de avisos, así como seguirá analizando los datos de las cajas negras.

La comisión dependiente del Ministerio de Fomento sacó el informe preliminar con cierto retraso respecto a las normas internacionales que estipulan su publicación un mes después del accidente, ante la polémica sobre las filtraciones del borrador a los medios de comunicación.

/Por Teresa Larraz/