Jueves, 9 de Octubre de 2008

Los aliados mantienen las diferencias sobre el mayor papel de la OTAN contra las drogas

EFE ·09/10/2008 - 13:58h

EFE - El secretario de Defensa estaduonidense, Robert Gates (izq), y el primer ministro húngaro, Ferenc Gyurcsany (dcha), mantienen una reunión en el Parlamento húngaro hoy en Budapest (Hungría).

Los países de la OTAN mantuvieron hoy las diferencias acerca de que sus tropas en Afganistán aumenten su papel en la lucha contra la producción de opio y heroína que financia a los taliban, aunque intentarán lograr un acuerdo mañana.

Las diferencias sobre el papel en la lucha antidrogas de las tropas de la fuerza ISAF, que ya se habían mostrado en discusiones previas de los últimos días, persistieron durante la primera jornada de la reunión informal de ministros de Defensa de la Alianza.

"Ahora mismo, no todas las narices apuntan en la misma dirección", admitió de forma gráfica el secretario general de la OTAN, Jaap de Hoop Scheffer, en una conferencia de prensa.

"Hay países que tiene preocupaciones para implicarse en la lucha antinarcóticos más allá del actual mandato de ISAF", reconoció por su parte el secretario estadounidense de Defensa, Robert Gates.

Otros países insistieron en que la lucha contra la producción de opio y heroína debe ser dirigida por el Gobierno afgano, y otros están inquietos por el posible incremento de víctimas civiles que pueda haber en operaciones de este tipo, indicaron fuentes aliadas.

"Hay preocupación acerca de que si asumimos esta tarea estamos relevando al Gobierno afgano de su responsabilidad", añadió Gates en unas declaraciones.

Al menos 14 de los 26 países, entre ellos España, Alemania, Francia e Italia, mostraron reticencias acerca de una mayor implicación de la OTAN en la lucha contra el narcotráfico, según indicaron fuentes aliadas.

En el lado opuesto están principalmente EEUU, Canadá y el Reino Unido, mientras que otros países no se han manifestado claramente.

La postura española es la de aumentar la ayuda a las autoridades afganas para encabezar estas operaciones, según la resolución 1833 de la ONU, y dejar tiempo a que funcione la nueva estrategia política y militar que aprobó la cumbre de la OTAN de abril pasado, según explicó la ministra española de Defensa, Carme Chacón.

"Hoy había un número importante de países que insistían en la resolución de la ONU" y en luchar "contra el narcotráfico reforzando el Ejército y la policía afganas para que hagan ese trabajo", explicó Chacón en conferencia de prensa, en la que recordó que el último informe de la ONU mostró "buenos resultados" en la reducción de cultivos y elaboración de opio.

La cuestión "no es si luchamos o no contra el narcotráfico, sino cómo queremos acometer esa lucha", insistió la ministra.

El secretario general de la Alianza confió en que los ministros puedan alcanzar "algún tipo de solución" en un nuevo debate programado para la mañana del viernes.

"Nuestros soldados mueren por las armas compradas con el dinero de la droga", afirmó De Hoop Scheffer, partidario de incrementar la actuación de la OTAN en esta materia, antes de señalar su esperanza en que la Alianza consiga obtener un acuerdo para hacerlo sin "el tedioso proceso" de acordar cambios al plan operativo de ISAF.

Una de las ideas que se manejan es que los países que lo deseen puedan autoexcluirse de ese tipo de operaciones "sin bloquear a otros", según explicó el secretario de Defensa estadounidense.

Gates insistió en que el cultivo de opio y la producción de heroína "no es un problema de todo el país", ya que el 98% de la producción está concentrado en siete provincias del sur de Afganistán.

El ministro afgano de Defensa, Abdul Rahim Wardak, realizó hoy una petición formal a los responsables aliados para una mayor implicación de las fuerzas que dirigen la OTAN en este sentido.