Jueves, 9 de Octubre de 2008

Bronca entre el TSJPV y el Gobierno vasco

El presidente del Tribunal Superior de Justica Vasco cuestiona el papel del Parlamento en la consulta

GUILLERMO MALAINA ·09/10/2008 - 20:55h

El presidente del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV), Fernando Ruiz Piñeiro, provocó el jueves una nueva polémica con el Gobierno vasco, al proclamar que la democracia política más perfecta" sería un "régimen totalitario, si el poder del pueblo fuese en ella ilimitado". "En el mundo moderno sólo se puede vivir en libertad bajo el imperio de la ley", sentenció.

El discurso del máximo responsable del tribunal vasco, en un acto tan señalado como la apertura del año judicial, causó un profundo malestar al consejero vasco de Justicia, Joseba Azkarraga: "Las palabras han sido insultantemente políticas. Poner en solfa, como se pone, el principio democrático de una sociedad o un pueblo a decidir su futuro no es una actitud democrática. Y no son los jueces, precisamente, los que tienen que poner límites a las decisiones de los pueblos".

La apertura del año judicial acabó así reavivando las tensas relaciones que han mantenido los últimos años el Gobierno vasco y el presidente del TSJPV, sobre todo a raíz del caso Ibarretxe. De hecho, Ruiz Piñeiro ha tenido un papel decisivo para que el 8 de enero se sienten en el banquillo el lehendakari, los máximos responsables del PSE, Patxi López y Rodolfo Ares, y cinco dirigentes de Batasuna por sus reuniones en el proceso de paz. Ruiz Piñeiro fue uno de los dos magistrados de la Sala de lo Civil y Penal –formada por tres– que hace casi un año rechazaron los recursos de las defensas en el último trámite de apelación. Dio cauce así a la causa en contra del criterio del Fiscal, del Tribunal Supremo –rechazó un recurso en esa línea en 2006–y de la Audiencia Nacional, que no vio motivo para prohibir la reunión del PSE con los representantes de Batasuna.

Los poderes públicos

Ruiz Piñeiro aprovechó el discurso ayer para reivindicar su interpretación sobre cómo hay que aplicar las leyes, como la Ley de Partidos, por encima de la coyuntura político. "Exijamos que nuestros poderes públicos respeten y hagan respetar la ley, con todas sus consecuencias”, dijo convencido de que sólo así desaparecerá "la violencia".

Entre líneas, también filtró otro mensaje al Gobierno vasco, sobre la Ley de Consulta aprobada en el Parlamento vasco, al asegurar que en un "pacto constitucional... no se puede decidir sobre todo, ni siquiera por mayoría". El consejero de Justicia consideró esas palabras "más propias de la tribuna de un Parlamento que de un acto judicial", y agregó que los poderes públicos, además de los “derechos individuales, deben garantizar también los derechos de los pueblos”.

Azkarraga se mostró además molesto con las críticas de Piñeiro a la seguridad tras el atentado de ETA en el Juzgado de Tolosa."Hay otros cauces", dijo, antes de reprocharle que ni fuera a la sede.

Noticias Relacionadas