Jueves, 9 de Octubre de 2008

EEUU considera participar en la banca; la atención está en el G7

Reuters ·09/10/2008 - 18:49h

Estados Unidos dio un paso más el jueves hacia la compra de acciones de bancos en la víspera de una reunión de las potencias económicas del G7 para tratar de salvar al mundo de la ruina financiera.

El Departamento del Tesoro planea inyectar capital directamente en los bancos de EEUU a finales de octubre como muy pronto, según una fuente de política financiera próxima a las intenciones del secretario del Tesoro, Henry Paulson.

Sería el último de una serie de pasos para combatir la crisis financiera cada vez más amplia, que ha llevado a las principales economías a rescatar bancos, inyectar cantidades masivas de liquidez en los mercados, acordar eliminar la deuda tóxica de los balances de las instituciones financieras y recortar los tipos de interés.

Corea del Sur y Taiwán bajaron el jueves los tipos de interés siguiendo el ejemplo de las reducciones coordinadas del miércoles adoptadas por los principales bancos centrales, incluidos la Reserva Federal de EEUU y el Banco Central Europeo. Japón estaba considerando otras medidas en vista de las nuevas señales de recesión.

Aún así, los mercados de EEUU cotizaban principalmente a la baja y los inversores aún esperaban que los políticos del G7 y de la Unión Europea demuestren que pueden cooperar de forma más eficiente.

El Dow y el S&P 500 caían más de un uno por ciento, diluyendo las esperanzas de que Wall Street ponga fin a una racha de seis días consecutivos de pérdidas en la que los precios de las acciones han bajado casi un 15 por ciento.

Las bolsas europeas cayeron más de un dos por ciento tras cotizar al alza gran parte del día.

Los ministros de Finanzas y los banqueros centrales del Grupo de los Siete países más industrializados se reunirá en Washington el viernes y el director gerente del Fondo Monetario Internacional, Dominique Strauss-Kahn, pidió más coordinación

"La coordinación necesaria probablemente es mayor que el propio G7. Por eso es tan importante que esta reunión sea también el G20", declaró Marc Chandler, jefe mundial de estrategia monetaria de Brown Brothers Harriman.

"Dada la fragilidad del sentimiento del mercado ahora mismo, una decepción podría exacerbar el problema".

Eso ha planteado la cuestión de qué opciones les quedan a los políticos para combatir la debacle del mercado, que ha destruido a prestamistas desde Wall Street a Islandia o Alemania y ha preocupado a los ahorradores por la seguridad de su dinero y sus puestos de trabajo.

Los políticos quieren liberar crédito, pero aún tienen que superar la falta de confianza que virtualmente ha paralizado los préstamos interbancarios. Una opción es que otros países sigan el ejemplo británico de garantizar los prestamos interbancarios a corto plazo.

/Por Daniel Trotta y Karey Wutkowski/