Viernes, 10 de Octubre de 2008

Expediente Navas: terapia en silencio

El Sevilla aborda con absoluta reserva los problemas de ansiedad de su joven perla

 

ALBERTO CABELLO ·10/10/2008 - 08:00h

ALBERTO CABELLO -

"Acabo de preguntarle. Cerrado en banda". A través del correo electrónico, el jefe de prensa del Sevilla, Jesús Gómez, descarta cualquier posibilidad de entrevistar esta semana a Jesús Navas. Jaime Rodríguez, su representante, no se quiere mojar: "Yo no te puedo ayudar. No te voy a decir que sí para que luego resulte que sea no". El principio matemático vuelve a cumplirse: la probabilidad de entrevistar al centrocampista es inversamente proporcional al nivel de interés para los medios de comunicación.

El canterano del Sevilla huye del debate sobre la posibilidad de ser convocado por Vicente del Bosque para la selección absoluta. Los periodistas que cubren a diario los entrenamientos de los blancos ya ni se molestan en solicitar su comparecencia en sala de prensa.

Hay motivos de sobra para su estreno con la absoluta, su nivel de juego es sobresaliente en el último mes. Otra cosa es que sus problemas psicológicos hayan desaparecido. El futbolista sufrió dos cuadros de ansiedad en años anteriores que le obligaron a abandonar una concentración del Sevilla y otra de la selección española sub 21. Desde ese momento, se encuentra bajo la supervisión del equipo de psicólogos de Miguel Morilla.

Versiones contradictorias

Los servicios médicos de la Federación mantienen permanente contacto con el Sevilla. Cada mes, el equipo de psicólogos que le atiende redacta un dossier que es enviado a Madrid. De hecho, los dos últimos informes que ha recibido Del Bosque son óptimos y en el entorno de la selección se cuchichea que en las dos próximas convocatorias el nombre de Navas, a sus 22 años, podría aparecer ya en la lista.

Este optimismo no es compartido por su representante, que ayer en la web deportiva El desmarque descartaba la próxima cita con la roja. "Jesús no va a ir a la selección española. Al menos, de momento. No está todavía preparado", aseguró tajante.

Tanto Del Bosque como Jiménez no esconden que no hace mucho días han mantenido una conversación y que Jesús Navas estaba en el orden del día. "Vicente tiene un hilo muy directo con nosotros. Sabe que es diferente, un futbolista impresionante, pero también diferente y que será él quien diga si prefiere o no prefiere ir a la selección. Es un artista y, como artista, es distinto al resto", argumentó el técnico sevillista.

Equipo de psicólogos

Once psicólogos y dos educadores están en la nómina del Sevilla. Este equipo se encarga de controlar a unos 400 jugadores, desde los más pequeños hasta el primer equipo. Miguel Morilla, licenciado en Psicología y con carné de entrenador de fútbol, dirige al grupo. Reyes, Sergio Ramos, Baptista, Antoñito o Gallardo son los futbolistas que más se han beneficiado de la ayuda de Morilla y sus colegas, pero el caso de Jesús Navas es especial.

Miguel Ángel Gómez es el psicólogo de guardia del jugador. El que más cerca está de él para ayudarle a superar sus problemas de ansiedad. "Es un futbolista joven que necesita todavía madurar en varios aspectos y esa madurez solo llega con los años", comentó tras la crisis que sufrió el centrocampista en una concentración del equipo en la localidad onubense de Cartaya, en el verano de 2005.

Jesús abandonó una sesión de entrenamiento, salió corriendo de repente sin rumbo y luego se sentó solo en un campo cercano hasta que llegaron el delegado, Cristóbal Soria; el médico, Juan de Dios Beas, y, más tarde, Monchi. Ya más tranquilo, se le convenció para que permaneciera en Cartaya hasta que, ya de madrugada, llegaron su padre y uno de sus hermanos para llevárselo de regreso a su casa de Los Palacios.

Lo mismo le ocurrió con la selección, por lo que no pudo acudir al Mundial sub-20. Un año después, y ante el viaje que el club de Nervión tenía programado a Estados Unidos para jugar un torneo de pretemporada, los problemas se reprodujeron.

Silencio en el club

Público se puso en contacto con Miguel Morilla para concertar una entrevista, con Navas como tema central. En un primer momento, condicionó la charla a obtener la autorización del jefe de prensa del club. Después de solicitar la copia del permiso por correo electrónico, Morilla accedió a un cuestionario que sería respondido a través de e-mail. El miércoles, a las once de la noche, dio marcha atrás y se negó a hacer cualquier declaración tras la orden "del consejero Manuel Vizcaíno y del presidente José María del Nido".

El jefe de prensa del club confirmó el jueves la negativa: "Sería contraproducente para el chaval abordar de forma pública un tema privado".

 

Noticias Relacionadas