Jueves, 9 de Octubre de 2008

El PP se queda solo en Bruselas defendiendo los trasvases

El Europarlamento rechaza de forma contundente que sean una solución a la escasez de agua

DANIEL BASTEIRO ·09/10/2008 - 20:16h

Apenas treinta palabras sobre los trasvases en un informe sobre la escasez y la sequía han vuelto a enfrentar a los eurodiputados del PSOE y el PP en el Parlamento Europeo. El informe, presentado por el austríaco Richard Seeber (del Partido Popular Europeo), recibió el voto negativo de los conservadores españoles, que defendieron con uñas y dientes los trasvases hídricos para garantizar que "el agua llegue a todos, y especialmente a los ciudadanos de Catalunya", en palabras de la eurodiputada Cristina Gutiérrez-Cortines.

"La construcción de trasvases para el transporte de agua para grandes distancias no debería ser la solución al problema de la escasez del agua", reza el informe, en una frase que fue añadida por la socialista Inés Ayala, pero que corresponde a las explicaciones que hizo el propio ponente sobre su documento.

Los eurodiputados del PP se mostraron muy beligerantes con los socialistas

Los conservadores españoles votaron en contra de la frase, pero al perder la votación rechazaron también el conjunto del texto, que pide políticas de ahorro de agua y una mejora de las infraestructuras. Y eso que reconoce el derecho de los europeos a tener agua para consumo sin restricciones. Los conservadores españoles se quedaron prácticamente solos en la votación, junto con diputados de varios grupos minoritarios. Resultado final: 594 a favor, 45 en contra.

Los eurodiputados del PP se mostraron muy beligerantes con los socialistas, ya que la mención a los trasvases los dejó fuera del sentido del voto de su propio grupo parlamentario, que los rechazó como recurso contra la sequía.

El informe es uno de los primeros que se realizan en el Europarlamento sobre la sequía y la escasez de agua, y alerta de que un 17% del territorio de la UE y un 11% de su población se ve afectados gravemente por ambos fenómenos. Además, según estimaciones comunitarias, la sequía ha causado en los últimos 30 años un gasto aproximado de 100.000 millones de euros, pero podría ahorrarse hasta un 40% si se establece una subida de precios que anime a los ciudadanos a dejar de malgastar agua.

Varapalo para Camps

El casi unánime resultado de ayer supone un tirón de orejas europeo para la política hídrica de Francisco Camps, presidente de la Generalitat valenciana, que en varias ocasiones ha tratado de trasladar el debate español a Bruselas en su defensa del trasvase del Ebro y el Plan Hidrológico Nacional, derogado por el Gobierno de Zapatero. En este sentido, el Parlamento contradice el informe presentado por Camps ante el Comité de las Regiones a favor de trasvases de "recursos excedentes dentro de los estados miembros como medida de solidaridad".

Por si fuera poco, el texto del informe critica los excesos urbanísticos, que contribuyen a la escasez del recursos hídricos y pide "tener en cuenta las consideraciones relativas al agua en su planificación del uso del suelo". Precisamente este punto es objeto de una investigación que la Comisión Europea abrió contra España el mes pasado y donde figuran varias urbanizaciones valencianas sin agua garantizada. La Eurocámara prepara además un nuevo informe sobre el urbanismo en España que se prevé contundente con gran parte de los abusos urbanísticos detectados en la Comunidad Valenciana.

Noticias Relacionadas