Jueves, 9 de Octubre de 2008

Los promotores piden ayuda al Gobierno, que solicita liquidez a la banca

EFE ·09/10/2008 - 18:33h

EFE - Vista de una de la promoción de viviendas más importantes que tiene la constructora Martinsa-Fadesa en Aragón, ubicada en la localidad zaragozana de San Mateo de Gállego.

Los promotores inmobiliarios advirtieron hoy al Gobierno de que el impacto de la crisis en la economía "está por venir" y de que la solución pasa por reactivar el sector de la construcción, mientras que el Ejecutivo pidió a los bancos que "apuesten por el futuro" y "doten de liquidez" a las compañías.

Los responsables de las dos organizaciones que aúnan a las inmobiliarias y promotoras españolas pidieron hoy al Gobierno que tome medidas para superar la crisis de la economía española, como el fondo de 30.000 millones euros creado a través del Tesoro.

La ministra de Vivienda, Beatriz Corredor, valoró hoy esta medida que aprobará el Gobierno previsiblemente mañana, al tiempo que el sector pidió su puesta en vigor de forma inmediata, para paliar así la crisis económica.

Entre otras medidas para paliar la restricción de crédito, el presidente de la Asociación de Promotores y Constructores de España (APCE), Guillermo Chicote, sugirió al Gobierno que subvencione parte del Euríbor para ofrecer una cuota fija al consumidor, como fórmula para evitar que "la situación de crisis dure aún 3 ó 4 años más".

En unas jornadas organizadas por la Asociación de Periodistas de Información Económica (Apie), el secretario general del grupo que reúne a las principales inmobiliarias cotizadas G-14, Pedro Pérez, alertó de la "recesión" en la que ya se encuentra inmerso el sector de la construcción.

Ambas organizaciones resaltaron el peso que tiene el sector de la construcción en la economía, ya que aporta hasta un 7 por ciento al PIB de forma directa, y advirtieron de que "en tanto no se estabilice la actividad en el sistema inmobiliario difícilmente se va a estabilizar el económico".

Para el ex presidente del Banco Hipotecario Julio Rodríguez, el punto más bajo de la crisis inmobiliaria se sitúa en el cuarto trimestre de este año, aunque la situación podría prolongarse un semestre o un año más.

La causa del problema, a juicio del ex presidente del Banco Hipotecario, es la relación entre la oferta y la demanda, porque ésta última es mucho más variable al depender de la creación de hogares, del empleo, de que exista una vivienda accesible, del coste del capital y de las espectativas de subida del precio de la vivienda.

Por el contrario, la oferta es "mucho más rígida" y está compuesta por la vivienda de segunda mano que actualmente nutre el mercado y por las 700.000 viviendas nuevas sin vender que hay en la actualidad, a las que se añadirán las que se terminen este año (unas 400.000 más).

No obstante, el secretario general del G-14 anunció que a finales de año por cada tres viviendas que salgan al mercado se iniciará la construcción de una, datos que suponen, a su juicio, que el ajuste del sector ha pasado del nivel más conservador y ha incurrido en un "sobreajuste".

En cuanto a la repercusión de este ajuste en el precio de la vivienda, el presidente de la APCE aseguró que la obra nueva "no bajará más", dado que ya se ha ajustado y espetó que "nadie espere que los precios bajen un 30 ó un 40 por ciento porque, antes de eso, se lo regalo al banco".

Por ello, el sector considera más necesario un aumento de la liquidez en los mercados financieros que una bajada de los tipos de interés.