Jueves, 9 de Octubre de 2008

Facua Consumur alerta sobre unos teléfonos de juguete que implican riesgo de asfixia

EFE ·09/10/2008 - 17:03h

EFE - El portavoz en Sevilla de FACUA, Consumidores en Acción, Rubén Sánchez.

La asociación Facua Consumur alertó hoy en un comunicado sobre la existencia en el mercado de varios modelos de juguetes en forma de teléfono que, por sus características, implican riesgo de asfixia por los niños, debido a la facilidad con la que se pueden extraerse sus pilas.

Si el niño ingiere accidentalmente una pila botón, además del riesgo de asfixia, puede provocar lesiones gastrointestinales, como la perforación del intestino, pues el elemento que recubre a estas pilas desaparece con el contacto del ácido gástrico, pudiendo provocar daños en el esófago, estómago e intestinos.

La Asociación ha denunciado su venta ante la Dirección General de Atención al Ciudadano, Drogodependencias y Consumo, perteneciente a la Consejería de Sanidad y Consumo de la Región de Murcia.

Se trata de dos modelos de la marca Vidal (modelo Mobile Phone, referencia 3210 y Music Phone, referencia 0216038 ) , importados por Vidal Europa, S.A.

Además se trata de otro modelo de la marca Bening Girl, con referencia 916420872, importado por Tiantan 2000 S.L, y otros dos modelos de las marcas Cigioki, referencia 027501, importado por Due Esse di. S.r.l y Barbie Phone, importado por la empresa murciana, EuroMur Multiprecio, S.L.

Todos los productos han sido localizados en varios establecimientos de Murcia.

Las irregularidades se han detectado en cinco de los siete teléfonos de juguete analizados por esta asociación.

El mayor nivel de peligrosidad, por el riesgo de ingestión, está en uno de los cinco modelos denunciados, ya que contiene pilas de botón y se trata de un juguete de la marca Bening Girl, modelo con referencia 916420872, importado por Tiantan 2000, S.L.

El resto de modelos denunciados, aunque utilizan pilas de mayor tamaño, igualmente carecen de un adecuado cierre de seguridad atornillado para las pilas, con lo que fácilmente pueden extraerse.

Desde el 2006, veinte modelos de teléfonos móviles han sido incluidos en la Red de Alerta que coordina el Instituto Nacional de Consumo, tras la notificación de las comunidades autónomas, cinco de ellos han sido incluidos este año.