Jueves, 9 de Octubre de 2008

China retira inyecciones de ginseng tras la muerte de 3 personas

Reuters ·09/10/2008 - 15:07h

China retiró del mercado dos lotes de inyecciones en base a ginseng luego de que tres personas que las utilizaron murieron, informó el jueves la agencia oficial de noticias Xinhua, mientras el país todavía intenta superar el escándalo por leche adulterada que afecta a miles de niños.

Los medicamentos, fabricados a partir del ginseng siberiano, causaron reacciones adversas en seis personas de la provincia de Yunnan, en el sudoeste del país, indicó Xinhua. Tres pacientes murieron el lunes en el hospital.

El retiro comenzó al día siguiente y un funcionario de la provincia de Heilongjiang, donde se fabrica el fármaco, señaló que las cepas problemáticas habían sido localizadas.

"Comenzamos a retirar los productos que habían sido vendidos por la compañía pero que no habían sido usados por los hospitales el martes a la mañana. Toda la medicina está camino de regreso", indicó Guo Laibin, funcionario a cargo de desarrollo económico, según fue citado por la agencia.

La medicina en base a la hierba se emplea para tratar condiciones provocadas por la debilidad hepática o renal y también se cree que es efectiva para las personas que sufren enfermedad cardíaca y problemas nerviosos y relacionados con la menopausia, dijo Xinhua.

Todas las ventas y el uso del medicamento están suspendidos en Heilongjiang y Yunnan, que por el momento es la única provincia que informó problemas.

Los funcionarios de salud nacionales y locales están investigando a Wandashan Pharmaceutical, que produce este fármaco desde hace más de 30 años, agregó el informe de Xinhua.

En tanto, el Ministerio de Salud del gigante asiático informó que alrededor de 10.700 bebés y niños chinos aún estaban hospitalizados el miércoles, luego de consumir la leche en polvo contaminada que provocó la muerte de cuatro chicos.

El escándalo lácteo impactó en todo el mundo y dañó la confianza en los productos de fabricación china, además de generar retiros en muchos países por temor a la contaminación, los cuales van desde productos lácteos hasta caramelos y galletas.