Jueves, 9 de Octubre de 2008

La Audiencia Nacional dice que hay indicios contra 11 islamistas acusados de tratar de atentar en Barcelona

EFE ·09/10/2008 - 15:28h

EFE - Fachada del local en la calle Maçanet de Barcelona, donde la Guardia Civil localizó en enero sustancias que podrían ser utilizadas para la fabricación de explosivos a un grupo de presuntos terroristas islamistas.

La sección tercera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ha confirmado el procesamiento de once islamistas detenidos en enero por planear supuestamente un atentado suicida contra el transporte público de Barcelona, al entender que existen suficientes indicios de sus intenciones terroristas.

Esta decisión se produce dos días después de que el Tribunal Supremo acordara absolver a 14 de los 20 islamistas condenados por la Audiencia Nacional en el marco de la "operación Nova" y por parte del mismo tribunal que dictó esa sentencia.

En el auto en el que mantiene procesados a los once islamistas por integración en organización terrorista y tenencia de explosivos, la sala asegura que existen indicios de "la posible existencia de un grupo organizado en posesión de sustancias explosivas para la inminente perpetración en Barcelona de un atentado contra la ciudadanía indefensa con la finalidad de sembrar el terror".

Como principal indicio contra ellos, el tribunal que preside Alfonso Guevara destaca la declaración de un testigo protegido que alertó de los planes del grupo.

También tiene en cuenta el material explosivo que les fue intervenido y la actitud violenta que exhibieron en el momento de su detención: dijeron a los agentes que tuvieran cuidado porque en su país habían asesinado policías.

Respecto al testigo protegido cuyo testimonio provocó el arresto de estos acusados (de modo similar a como ocurrió en "la Nova" con el confidente "Cartagena), el tribunal explica que su "declaración incriminatoria" no pierde valor de prueba indiciaria a pesar de que su declaración tenga la consideración de ser de un coimputado.

La declaración de este testigo, según el auto, provocó que la Guardia Civil siguiera y vigilara a los individuos de los que habló y así descubrieron en la basura que arrojaban "tarjetas telefónicas de recarga, conectores de alimentación y tres temporizadores".

Eso, según la sala, "corrobora la declaración de que pudieran dedicarse a la fabricación casera de artefactos explosivos" y, "aunque se trate de indicio externo objetivo mínimo, es bastante como elemento de corroboración".

Además, en el registro de un local que los detenidos tenían en la calle Maçanet se intervino en un altillo, en el interior de un doble techo, sustancias que resultaron ser nitrocelulosa y perclorato potásico y que pueden ser utilizadas para la fabricación de explosivos.

Según la pericial de explosivos, los temporizadores incautados a los detenidos, aunque "son mecánicos, de uso ordinario", están manipulados de tal manera que pueden ser usados como dispositivo de iniciación de artefactos explosivos, mientras que los perdigones que les fueron intervenidos podían ser empleados como metralla.

También se tiene en cuenta como indicio de sus actividades terroristas la incautación de un CD del Sheik Abdelhamid Kishk en el que éste efectúa una exaltación de la yihad contra Estados Unidos y los judíos, y dos ejemplares del Corán comentado por un "intelectual pakistaní de pensamiento islamista extremista".