Jueves, 9 de Octubre de 2008

Cerebro de adictos cocaína estaría predispuesto a abuso drogas

Reuters ·09/10/2008 - 12:39h

Los adictos a la cocaína podrían tener déficits cerebrales que los predisponen al abuso de drogas, y el abusar de drogas parece empeorar el asunto, dijeron el miércoles investigadores estadounidenses.

Señalaron que las imágenes de los cerebros de adictos a la cocaína revelan anormalidades en la corteza cerebral -la superficie exterior del cerebro- y estos cambios se relacionan con disfunción en áreas responsables por la atención y la toma de decisiones.

"Estos datos apuntan a una mezcla tanto a efectos de las drogas como a una predisposición subyacente en las alteraciones estructurales que observamos", dijo el doctor Hans Breiter del Massachusetts General Hospital, cuya investigación aparece en la revista Neuron.

Breiter y sus colegas compararon imágenes de resonancia magnética de 20 adictos a la cocaína con 20 voluntarios cuidadosamente escogidos para trazar un mapa de las diferencias relacionadas con la cocaína en el cerebro.

Comparados con sus contrapartes que no consumían drogas, los adictos a la cocaína tienen mucho menos volumen general en la corteza, la capa exterior que ayuda a planificar, ejecutar y controlar el comportamiento.

Estas diferencias eran particularmente pronunciadas en las áreas que regulan la recompensa, la atención y la toma de decisiones.

También notaron que mientras los voluntarios saludables tendían a tener áreas más gruesas en algunas regiones frontales en el lado derecho del cerebro, esto se revertía en los adictos. Y en general, los adictos tenían menos variaciones en el grosor de su corteza cerebral.

Las diferencias entre el lado derecho e izquierdo del cerebro son importantes porque generalmente sugieren una causa genética, explicó Breiter.

Los investigadores también encontraron cambios en la corteza cingular -otro centro que regula la recompensa- que parecían corresponder a la extensión del consumo de cocaína pero no al de nicotina o alcohol, sugiriendo que estos cambios eran resultado de la exposición a largo plazo a la cocaína.

"Estudios humanos han mostrado diferencias en cómo los adictos hacen juicios y toman decisiones, pero no se comprende bien cómo estas diferencias se relacionan con alteraciones en la estructura de los cerebros de los adictos", dijo Breiter en un comunicado.

Los investigadores dijeron que los descubrimientos subrayan la importancia de evitar que gente vulnerable consuma cocaína. Y añadieron que estudios de seguimiento serían realizados para ver si se presentan cambios similares en personas con otras adicciones.