Jueves, 9 de Octubre de 2008

Fernández Ordóñez afirma que la crisis no puede derivar en un exceso de regulación

EFE ·09/10/2008 - 12:55h

EFE - El gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez.

El gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, afirmó hoy que debe evitarse que las circunstancias excepcionales de crisis deriven en un exceso de regulación.

Durante su intervención en el II Foro de Cajas de Ahorro, Fernández Ordóñez, que dio un repaso a las nuevas normativas desarrolladas en el sector financiero antes y después de la tormenta financiera, destacó que la crisis "no puede hacernos olvidar" que, antes de aprobar cualquier iniciativa regulatoria, ésta debe ser "convenientemente ponderada y someterse a un examen riguroso sobre su finalidad y necesidad".

A pesar de esta advertencia, el gobernador insistió en que las entidades españolas han dispuesto de una mayor fortaleza y margen de maniobra para afrontar el deterioro de las condiciones de los mercados del crédito precisamente gracias a los criterios de prudencia mantenidos en la normativa contable.

No obstante, subrayó, aunque "estemos legítimamente orgullosos de lo hecho hasta hoy, no debemos caer en la autocomplacencia", e insistió en que la coyuntura actual presenta "retos importantes" a los que hay que hacer frente "sin tardanza".

Así, destacó que al aumento de la morosidad, que en su opinión todavía no ha alcanzado "niveles alarmantes", hay que hacerle frente con grandes dosis de flexibilidad en la gestión y con el mantenimiento de la calidad y cantidad de las provisiones y fondos propios.

Además, señaló, la contracción del negocio obligará a las entidades a "promover un mayor control de costes y la racionalización de los procesos".

El gobernador del organismo supervisor señaló que la crisis está haciendo reflexionar sobre numerosas áreas, entre las que destacó la "importancia" de reforzar las infraestructuras sobre las que está construido el sistema financiero.

También insistió en la necesidad "creciente" de volver a evaluar la solidez de "nuestros mercados de derivados" y especialmente los de derivados de crédito en los que se transfiere "un volumen enorme de riesgo".

En su opinión, es necesario evaluar asimismo los sistemas de liquidación y compensación junto a los principales participantes en los mismos, con el fin de asegurar que cumplen con sus funciones de dar liquidez y precio a los productos, tanto "en tiempos normales como de estrés".

Otras áreas sobre las que es necesario reflexionar, continuó, son la armonización de las medidas de prevención y gestión de situaciones de crisis, la mejora del funcionamiento de los mercados y la revisión de los estándares de valoración de activos.

Fernández Ordóñez consideró asimismo que las entidades españolas han acometido hasta ahora "de forma satisfactoria" los cambios regulatorios, entre los que destacó el nuevo marco contable de las normas internacionales de información financiera, la reforma de la normativa de solvencia (Basilea II) y las exigencias de la directiva de mercados financieros (MiFID).