Jueves, 9 de Octubre de 2008

La Eurocámara exige nuevas medidas de supervisión y estabilidad antes de fin de año

EFE ·09/10/2008 - 13:27h

EFE - En la imagen, pleno del Parlamento Europeo en Bruselas (Bélgica).

El Pleno del Parlamento Europeo (PE) exigió hoy al Ejecutivo de la Unión propuestas para reforzar la supervisión y la estabilidad de los mercados financieros antes del fin de este año.

Los eurodiputados respaldaron con 565 votos a favor, 74 en contra y 18 abstenciones un informe que se venía preparando desde hace meses y cuya aprobación final ha llegado en plena crisis.

De hecho, algunas de las medidas que solicita el PE ya han sido anunciadas en los últimos días por la Comisión Europea, como la revisión de los requisitos de capital que se exigen a los bancos o la creación de un "grupo de sabios" para abordar el futuro de la supervisión financiera en Europa.

"La Comisión ha empezado de pronto a ser muy activa en este ámbito", señaló hoy una de las ponentes del informe, la socialista holandesa Ieke van den Burg, que recordó sin embargo que la Eurocámara lleva "años" pidiendo cambios en la regulación y la supervisión del mundo de las finanzas.

En la misma línea, el otro responsable del texto, el liberal rumano Daniel Daianu, aseguró que "la crisis actual valida todas las preocupaciones que el PE ha expresado durante años sobre la arquitectura de supervisión financiera en la UE".

"Estamos pagando la desregulación de los últimos tiempos", añadió.

El informe de iniciativa, aprobado hoy con mayoría cualificada, fuerza a la Comisión a hacer propuestas legislativas en línea con lo exigido por los eurodiputados o, si no, a dar explicaciones sobre por qué no considera pertinente hacerlo.

En realidad, el Ejecutivo comunitario ya se ha puesto a trabajar en varias de las propuestas que solicitan los parlamentarios, que en su mayoría han criticado que el responsable europeo del Mercado Interior, el comisario Charlie McCreevy, sólo haya decidido actuar cuando la crisis financiera ha afectado ya seriamente a la economía.

McCreevy, muy criticado por la izquierda de la Eurocámara por su apoyo a la desregulación, admitió en el debate del informe que ésta es "la crisis más grave que se recuerda en nuestras vidas", pero aseguró que la CE "está demostrando su capacidad para responder con celeridad".

Sin embargo, los diputados consideran que las acciones puestas en marcha no son suficientes y exigen nuevos mecanismos para mejorar la transparencia del sector financiero, para impulsar la estabilidad y para prevenir y gestionar crisis como la actual.

Respecto a las garantías de depósitos, cuyo mínimo han decidido elevar esta semana los países de la UE, el PE pide una coordinación suficiente que garantice que "las entidades financieras estén en igualdad de condiciones".

Aunque los ministros de Finanzas de los Veintisiete acordaron aumentar el mínimo de garantía de 20.000 a 50.000 euros en toda la UE, varios Estados miembros -entre ellos España- lo han elevado a 100.000 euros y algunos ofrecen una cobertura total.

Por otra parte, los eurodiputados piden acelerar la reforma del sistema de supervisión de los bancos que defiende Bruselas, que incluye la creación de "colegios de supervisores" encargados de vigilar a las entidades que operan en varios Estados miembros.

La Eurocámara quiere la nueva regulación antes de fin de año y propone un órgano de mediación comunitario que resuelva las posibles disputas entre reguladores, como fórmula para contentar a los Estados miembros más reticentes.

Varios países encabezados por España han bloqueado por el momento la tramitación de las nuevas normas de supervisión de las aseguradoras -que incluyen un sistema similar al que plantea Bruselas para los bancos- pues se niegan a ceder el control de las filiales que los grandes grupos tienen en su territorio al supervisor del país de origen.