Jueves, 9 de Octubre de 2008

Comienza en París el juicio a una etarra por complicidad en un atentado mortal en Gerona

EFE ·09/10/2008 - 10:18h

EFE - El Tribunal de lo Criminal de París inició hoy el juicio contra la etarra Laurenxa Beyrie, de nacionalidad francesa, a la que se acusa de complicidad en un atentado cometido en Rosas (Gerona) el 17 de marzo de 2001 que causó la muerte a un policía.

El Tribunal de lo Criminal de París inició hoy el juicio contra la etarra Laurenxa Beyrie, de nacionalidad francesa, a la que se acusa en este caso de haber entregado el coche bomba con el que se cometió un atentado en Rosas (Gerona) el 17 de marzo de 2001 que causó la muerte a un policía.

Beyrie, de 33 años, debe responder de los cargos de asociación de malhechores con fines terroristas, complicidad de destrucción con explosivos con resultado de muerte de una persona, heridas a dos personas y daños materiales, receptación de robo de un vehículo, detención ilegal de explosivos, todo ello en relación con un objetivo terrorista.

En concreto, se le reprocha haber proporcionado -junto a la entonces corresponsable del aparato militar de ETA, Ainhoa Múgica Goñi- a los autores materiales de ese atentado en la Costa Brava un Ford Escort robado el mes anterior en Tarbes (suroeste de Francia).

El vehículo, que iba cargado en su maletero con medio centenar de kilos de explosivos, estalló delante del hotel Montecarlo de Rosas y causó la muerte del agente de los Mossos d'Esquadra Santos Santamaría, heridas de consideración a otras dos personas y abundantes daños materiales.

Dos etarras que fueron condenados en España en 2005 como los responsables de la colocación de la bomba, Eider Pérez y Aitor Olaizola, identificaron a Beyrie como una de las dos personas, junto a Múgica Goñi, que les había proporcionado el coche bomba la misma mañana del atentado en la ciudad francesa de Perpiñán.

Beyrie, arrestada el 12 de diciembre de 2001 en Auch (sur de Francia) en una operación que permitió detener a otros tres miembros del aparato militar, negó desde el principio su participación en la acción terrorista de Rosas y alegó que las confesiones sobre su implicación de los autores materiales del atentado se habían obtenido bajo la tortura.

La justicia española, en lugar de emitir una euro-orden contra ella para extraditarla y juzgarla por su presunta implicación en los hechos de Rosas, optó por el mecanismo de la denuncia oficial para que sean los magistrados franceses los que se encarguen. Su juicio ahora en París debe prolongarse hasta el próximo día 15.