Jueves, 9 de Octubre de 2008

Secuenciados los genomas de dos parásitos de la malaria

Reuters ·09/10/2008 - 08:09h

Dos grupos de científicos han trazado el mapa genético del parásito que provoca la mayoría de los casos de malaria fuera de África y de un parásito presente en los monos y que está apareciendo como una importante causa de paludismo entre humanos en el sudeste asiático.

Estos descubrimientos deberían ayudar a dirigir los esfuerzos para desarrollar nuevos fármacos y vacunas para combatir la enfermedad, que se transmite a través de los mosquitos, según escribieron dos investigadores en la edición de la revista Nature publicada el miércoles.

"Será una herramienta muy poderosa", afirmó Jane Carlton, del Centro Médico Langone de la Universidad de Nueva York.

Un equipo dirigido por Carlton logró completar la secuencia genética del parásito Plasmodium vivax, que causa malaria en Asia y América Latina.

Esta cepa supone el 40 por ciento de la malaria a nivel mundial, y amenaza a unos 2.600 millones de personas.

Aunque la malaria o paludismo que produce es mortal sólo en ocasiones, causa síntomas graves como episodios reiterados de fiebre alta seguidos de dolores de cabeza, escalofríos y sudoración, vómitos, diarrea y agrandamiento del bazo. Además, empieza a volverse resistente a algunos medicamentos.

El parásito vivax puede mantenerse dormido en el hígado, sólo para reaparecer y causar recaídas meses o años después del primer ataque.

Ahora, los investigadores han encontrado los genes que serían responsables de esta latencia y quizá hayan logrado allanar el camino para encontrar formas de interrumpirla.

AMENAZA CRECIENTE

Por su parte, un equipo dirigido por Arnab Pain, del Instituto Wellcome Trust Sanger en Gran Bretaña, ha descifrado la secuencia genética completa del Plasmodium knowlesi, un parásito que afecta a los monos.

Este parásito se está estableciendo rápidamente como el quinto que infecta a más personas de malaria en el mundo, y se ha convertido en un problema importante de salud del sudeste asiático, explicó Pain.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en 2006 -último año del que se tienen estadísticas- la malaria provocó la muerte de 881.000 personas e infectó a 247 millones en todo el mundo, aunque algunos expertos consideran que esas cifras subestiman la dimensión del problema.

La mayoría de las muertes se producen en África y son provocadas por el parásito Plasmodium falciparum, cuyo genoma fue secuenciado en 2002.

Los expertos descubrieron que el genoma del vivax es muy similar en muchos aspectos al del parásito falciparum, de modo que algunos de los enfoques que buscan una vacuna contra el parásito africano serían útiles contra este otro.