Jueves, 9 de Octubre de 2008

Blanco dice que "la crisis tendrá costes para todos"

EFE ·09/10/2008 - 09:51h

EFE - El vicesecretario general del PSOE, José Blanco, durante una rueda de prensa el pasado 29 de septiembre.

El vicesecretario general del PSOE, José Blanco, ha vaticinado hoy que la crisis "tendrá costes para todos" y ha mostrado su "profunda convicción" de que sólo saldrán de ella quienes sean capaces de unirse, de aparcar intereses particulares y de lograr que todos "remen" en el mismo sentido.

En un desayuno de trabajo en el foro de Europa Press, ha advertido al líder de la oposición, Mariano Rajoy, de que se equivoca si piensa que los ciudadanos van a juzgar sólo al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, por la gestión de la crisis.

"También lo están mirando a él", ha alertado, antes de apostillar que, si los españoles esperan liderazgo y capacidad de reacción, del jefe de la oposición confían en que haga gala de una colaboración responsable, sentido de Estado y altura de miras.

Aunque ha admitido que a Rajoy no le van a pedir "peras al olmo", el dirigente socialista sí ha insistido en reclamarle que, al menos, no siga siendo "un agente de la desconfianza, del desánimo y de la división" en un momento en el que la sociedad española necesita confianza, ánimo y unidad.

En este contexto, ha opinado que Rajoy tiene una "ocasión excelente" de demostrar que "ha aprendido la lección de la anterior legislatura" y que sepa que "cuando se piensa en la revancha se pierde también la revancha".

Blanco ha hecho un llamamiento para que todos arrimen el hombro a fin de conseguir que los costes de la crisis económica y financiera "sean los menores posibles" para el conjunto de la sociedad.

Ante siete ministros del Gobierno, el fiscal general del Estado, el Defensor del Pueblo y otras autoridades, ha calificado de "tramposa"y "errónea" la teoría de quienes propugnan que la política nunca puede intervenir en la economía, "aunque les parece muy bien que la economía intervenga en la política".

Ha seguido criticando duramente esa misma posición política al entender que ahora todos están pagando los "imprudentes excesos de unos pocos".

Unos pocos que, además, "cuando se apague el incendio que ellos han provocado -ha añadido- reclamarán que les permitan seguir jugando desde el anonimato y sin ninguna clase de control su peligroso juego especulativo".

Y es que, según ha interpretado, la historia la demostrado que la economía monopolizadora del Estado "es incompatible con la democracia, además de muy ineficiente", e incluso no es compatible "con la salud democrática de la sociedad".

Según su punto de vista, ante situaciones de esta naturaleza no son adecuadas las soluciones únicamente nacionales, porque si cada gobierno "libra la batalla por su cuenta, ninguno de ellos ganará la guerra".

Al respecto, ha considerado que la rebaja de los tipos de interés acordada ayer es "un paso en la buena dirección", algo que venía demandando desde hace semanas Zapatero.

En el marco nacional, ha defendido las medidas "preventivas" recientemente aprobadas por el Gobierno, cuya finalidad es "evitar que prenda la llama" en España y que se reproduzcan situaciones "dramáticas" que se viven en otros países.