Jueves, 9 de Octubre de 2008

Italia aprueba un rescate y promete que ningún banco quebrará

Reuters ·09/10/2008 - 05:15h

Italia prometió el miércoles que ningún banco italiano quebrará y que ningún ahorrador perderá sus ahorros, al tiempo que el Gobierno del primer ministro Silvio Berlusconi aprobaba un decreto para proteger al país de la crisis financiera mundial.

El decreto, emitido tras una reunión de gabinete de 30 minutos, ofrece a los bancos la posibilidad de una inyección de efectivo del Estado a cambio de cuatro acciones sin derecho a voto: Una estrategia que según subrayó Roma, mantendrá a los bancos bajo conducción privada, aunque el estado tenga una participación.

Aun así, aseguró el ministro de Economía, Giulio Tremonti, no se ha creado ningún "fondo" de rescate como el adoptado en Estados Unidos o Gran Bretaña. Los recursos se asignarán caso a caso.

Berlusconi insistió en que el decreto estaba diseñado simplemente para crear confianza, añadiendo que el sistema italiano es sólido y los bancos de Italia no necesitan medidas de emergencia.

"Ningún banco italiano quebrará. Ningún ahorrador italiano está en peligro", dijo Berlusconi, que agregó que los bancos cuentan con suficiente capital y que el sistema financiero italiano tiene suficiente liquidez.

El segundo banco en importancia de Italia, UniCredit, anunció el domingo que pediría fondos a sus inversores para ayudar a aumentar el capital en 6.600 millones de euros de cara a las turbulencias financieras.

El nerviosismo ha crecido en Italia desde la semana pasada, cuando las acciones de UniCredit comenzaron una brusca caída debido a los temores por su exposición en los mercados extranjeros.

Las acciones de UniCredit cerraron el miércoles con un descenso del 12,6 por ciento, a 2,445 euros.

El plan italiano es diferente al anunciado antes en Reino Unido, en el que el Gobierno prometió asegurar el préstamo interbancario.

Reino Unido ha prometido miles de millones de libras esterlinas para rescatar su sistema bancario, y garantizado el préstamo interbancario en unos 250.000 millones de libras (unos 321.000 millones de euros) para ayudar a descongelar los mercados. También ha extendido el sistema del Banco de Inglaterra que canjea los activos de riesgo de los bancos por deuda del Gobierno.

Por su parte, Berlusconi dijo que el modelo italiano para la intervención bancaria, de ser necesario, será diferente al de otros países porque el sistema de Italia es más sólido.

El decreto también convierte al estado en garante de último recurso por los depósitos bancarios de hasta 103.000 euros. Los ahorradores ya disfrutan de este tipo de protección de un sistema mixto del sector estatal-privado y el Gobierno sólo intervendría totalmente si el sistema fracasara.

/Por Paolo Biondi y Jo Winterbottom/.*.