Jueves, 9 de Octubre de 2008

Tres propuestas musicales antagónicas "made in Spain" sorprenden en Berlín

EFE ·09/10/2008 - 01:50h

EFE - Vista del stand de la representación española en la feria internacional de música "Popkomm" en Berlín.

Tres propuestas tan diferentes como las baladas del cantautor australiano Aaron Thomas, el rock argentino-bilbaíno de la banda Cápsula y el hip-hop granadino de Hora Zulú, dieron fe hoy en Berlín de que España es lugar para echar raíces musicales y beber de mil ritmos diferentes.

"Sounds from Spain" no podía ser mejor epígrafe para las apuestas que desembarcaron hoy en el Soda Club, teniendo en cuenta la multiculturalidad del "cartel" español de esta vigésima edición de la Popkomm, la feria discográfica más importante de Europa: música hecha en España, que no necesariamente española ni en español.

Si no, que se lo pregunten a Aaron Thomas, este cantautor que nació en Tasmania (Australia), pasó por Ucrania y Los Ángeles (EEUU) antes de llegar a Madrid hace cuatro años, donde "nací como artista", explica a Efe, porque "aprendí de los flamencos a cantar con feeling".

Aunque las baladas en inglés de su primer álbum, "Follow the elephants" -que cuentan lo que ocurre delante de un hotel o hablan del que trabaja en un bar- poco tienen que ver con el flamenco y mucho con su propia trayectoria vital, y con sus referentes, como Jeff Buckley, Bob Dylan, Radiohead, Camille o Elvis Costello.

En un español casi perfecto el cantautor de 32 años asegura que "no oculto nada en mis letras", que son las de un viajero que ha encontrado un hogar "a miles de kilómetros de casa".

Algo que tiene en común con Cápsula, el trío formado por Martin Guevara, Coni L. y Óscar Álvarez. Los dos primeros formaron su banda de rock en su ciudad natal, Buenos Aires, hace una década para acabar radicándose en Bilbao, "un buen sitio para girar por toda España y Europa", cuenta Martin. Embarcaron después a Óscar Álvarez, el baterista, en su aventura musical.

Este trío porteño-bilbaíno, que presume de hacer "neogarage del siglo XXI o psicodelia del futuro", bebe de la fuerza de sus directos. Pequeño se les quedó por tanto el local del Kulturbrauerei para tantos decibelios.

Sazonaron canciones de "Songs & Circuits", su último disco, con otras como "Get out of my mind", de su nuevo trabajo, cuyo título mantienen en secreto, pero aseguran que saldrá en diciembre.

Estos jóvenes veteranos (en su treintena), que ya vienen por tercera vez a Alemania, tocarán este domingo en el White Trash berlinés.

Y de Granada llegó la tercera apuesta de la noche española, Hora Zulú, que lleva casi una década profesando un estilo tan personal como el "metal flamenco", una fusión de metal, hip hop, rock que llevan "la copla y el flamenco en el mensaje", explica Aitor Velázquez.

Difícil de exportar sus letras, que no sólo son españolas, sino que "intentan jugar con la rima en castellano casi como con el rap", confiesa la voz de esta banda, orgullosa de su base andaluza.

Sus canciones, prosigue el compositor y vocal del grupo, "son muy españolas". Por eso, cuando salen, "es necesario volcarse en la música", dice, "ya que el público no entiende el mensaje". Su próximo objetivo pues, son los países hispanohablantes.

Juanito Valderrama, Carlos Cano o el tango de Carlos Gardel son referentes no sólo de su último trabajo, "Creer querer-Querer creer", que defendieron hoy.

"Coplas de negra inquietud" o "Camarada" terminaron de sorprender a la audiencia del Soda Club, que confirma que "típicamente español" puede dejar de ser incluso el flamenco, cuando se fusiona con el rap, el metal y el rock.

Estos "jornaleros" de la música -léase sobrevivir de festival en festival y de concierto en concierto todos los fines de semana del año- son parte del escaparate de música española que mañana vendrán a completar Antonio Orozco, Almasäla (nueva formación de la cantante de Ojos de Brujo) y Depedro.