Miércoles, 8 de Octubre de 2008

La tecnología VoIP llega al móvil y baja los precios

Reuters ·08/10/2008 - 21:00h

El coste de las llamadas móviles baja gracias a un aumento en el número de opciones para utilizar servicios de llamar por Internet en los teléfonos móviles como una alternativa a los tradicionales contratos de telefonía.

Nokia es uno de los mayores fabricantes de dispositivos con procesadores Wi-Fi. Algunos de los teléfonos de alta gama están equipados con esta tecnología inalámbrico de corto alcance, como el iPhone de Apple y algunos modelos de la BlackBerry de Research in Motion.

El móvil de Google, que será lanzado próximamente al mercado con servicios telefónicos de HTC y T-Mobile, también cuenta con un procesador Wi-Fi.

Para Mark Laris, un ingeniero nuclear con residencia en Dallas pero que viaja por todo el mundo debido a su consultora, esta tecnología le ahorra miles de dólares en llamadas internacionales.

Los chips Wi-Fi y la tecnología de Voz sobre Protocolo de Internet (VoIP) le permiten realizar la mayoría de sus llamadas de trabajo y personales a un precio mínimo al efectuarlas a través de la web.

"Siempre hago llamadas VoIP", dijo, agregando que la calidad de las comunicaciones es tan buena como en los servicios tradicionales.

Laris accede a estos servicios mediante un Nokia que dispone de una conexión similar a la que un portátil utiliza para conectarse a Internet en un cibercafé.

Los nuevos teléfonos son capaces de operar solo en Wi-Fi, ni siquiera necesitan utilizar al operador, y cuando no se está en una zona con Wi-Fi, llaman al contestador de tu operador Wi-Fi.

La ventaja de estos sistemas con respecto a la primer generación de telefonía VoIP es que ya no se requiere de un ordenador sino que basta con el teléfono.

"Lo bueno es que no tengo que llevar mi ordenador e iniciar Skype para hablar con ellos (mi familia). Simplemente enciendo mi teléfono", afirmó Ivan Domaniewicz, un piloto comercial, refiriéndose al programa más conocido de llamadas y mensajería a través de Internet.