Miércoles, 8 de Octubre de 2008

Una experiencia casi religiosa

Llega a España la exitosa ‘Religulous', una película en la que cristianos, judíos y musulmanes se detestan por igual

RUBÉN ROMERO ·08/10/2008 - 22:20h

PÚBLICO - Rodaje de ‘Religulous’, documental antirreligioso de gran éxito en EEUU.

Bill Maher es un cómico estadounidense. Larry Charles, un director que saltó a la fama por Borat. Juntos añaden gasolina al debate estadounidense que nos tiene en vilo: ¿hasta qué punto los problemas del mundo han sido ocasionados por la religión? Hablamos, por supuesto, de esa especie de nueva cruzada que lleva a cabo Bush y la oposición que ha encontrado en el mundo musulmán.

Maher, un judío criado en la religión católica, estrena hoy en Sitges -aunque el sábado se hará otro pase, según anunció ayer la dirección del certamen- Religulous, un documental antirreligioso en el que viaja por medio mundo entrevistando a científicos y miembros de las diferentes iglesias promulgando su nueva fe: el "no lo sé". Visto lo visto, no saber es una postura realmente difícil de admitir frente a los responsables de parques de atracciones creacionistas, raperos musulmanes y judíos antisionistas amigos del político iraní Mahmud Ahmadineyad. Un proceso poco convencional

"La experiencia que Larry obtuvo durante la filmación de Borat fue determinante", afirma Maher en las notas de producción de una película que se estrena en la sección Nuevas Visiones. "Nunca utilizamos mi nombre ni dijimos que yo iba a ser el entrevistador. Afirmábamos trabajar en una película titulada Un viaje espiritual".

Dicho viaje pretendía enfrentar a los exegetas más fundamentalistas de los textos escritos con algunas preguntas paradójicas: ¿Pudo Jonás vivir tres días en el vientre de una ballena? ¿Nació la mujer de la costilla de Adán? Se supone que cualquiera respondería a tales cuestiones negando que la Biblia o el Corán sean un manual de instrucciones para caminar por la vida, pero no, no estén tan seguros de que todo el mundo piensa lo mismo.

La cartelera, campo de batalla

A pesar de lo limitado de su presupuesto, la cinta ha funcionado muy bien en EEUU, en segundo lugar durante la semana pasada en recaudación por salas. Y lo que es todavía más increíble: hizo más dinero que An American Carol -parodia sobre el cine de Michael Moore a la manera de Scary Movie- en un duelo en taquilla en el que algunos han querido ver paralelismo con el debate Obama-McCain.

Ciertamente, en Religulous hay momentos realmente hilarantes, como ese en el que Mark Pryor, senador por Arkansas y defensor acérrimo del creacionismo, le responde a Maher que, para ser senador, "nadie te hace un test de inteligencia". O cuando un pastor evangelista defiende lo caro de su atuendo con un "es que Cristo vestía muy bien".

Pero, a diferencia de las cintas de Michael Moore (acuérdense de Bowling For Columbine), Religulous no esconde sus intenciones: es una solicitud de auxilio a la mayoría de laicos del mundo para que se organicen y den un paso adelante frente a la amenaza que la minoría religiosa supone para sus vidas. "Hemos de salir del armario de una vez", afirma Maher, "antes de que sea tarde y el mundo se vaya al garete". De momento, parece que no predica en el desierto.