Miércoles, 8 de Octubre de 2008

Vendida una casa a 15 días de aprobarse su derribo

El Ayuntamiento de Barcelona admite que no informó a los compradores

A. MARTÍN / G. FRANCO ·08/10/2008 - 21:36h

No fue una broma pesada: una pareja compró una casa por 240.000 euros apenas 15 días antes de que el Ayuntamiento de Barcelona aprobara el plan que derribará el inmueble.

Daniel, de 28 años, y Núria, de 27, acaban de iniciar los trámites legales con un abogado para estudiar si fueron víctimas de una estafa. La casa que adquirieron en junio estaba señalada desde meses atrás como zona afectada por el plan urbanístico de mejora del barrio de El Carmel que fue anunciado, primero, y rechazado, después. El 17 de julio se aprobó el proyecto, que está ahora en fase de alegaciones.

Vecinos de la calle Passerell -donde se encuentra el inmueble- están movilizados contra el plan municipal, pero los jóvenes dicen que ni el vendedor, ni el notario, ni Expofinques, la inmobiliaria que hizo la operación, les informaron.

Responsables del Ayuntamiento aseguraban ayer que los antiguos propietarios conocían el plan que se cernía sobre la zona: "Es imposible que lo ignoraran. Su casa está en un sector que desde el 14 de marzo de 2007 tuvo suspendidas las licencias. Expofinques y los antiguos propietarios lo sabían perfectamente". El Consistorio ya se ha puesto en contacto con los jóvenes para facilitarles información legal que probaría que la inmobiliaria les ocultó información.

Pero el caso, adelantado por El Punt, es más complejo: lo cierto es que los jóvenes acudieron a la oficina de Urbanismo del Ayuntamiento en junio, poco antes de la aprobación del plan, y allí se les dijo que la finca no estaba sujeta a ningún tipo de afectación. "Los funcionarios no conocen los planes de memoria, y en ese momento no estaba afectado", admite el Consistorio.

¿Riesgo o ignorancia?

Mientras los compradores anunciaban una rueda de prensa para hoy, su abogado, Joan Bescós, aseguraba que "casi seguro" llevarán el caso a los tribunales. "Ocultaron información y engañaron a mis clientes: es como si les hubieran vendido un piso con aluminosis", manifestó. Bescós, que se muestra optimista de cara a un posible juicio, añadía que "la inmobiliaria debería haber hecho constar la situación del inmueble en una cláusula del contrato".

Pero según la inmobiliaria, dicha cláusula existía, así como una fotocopia con el plan urbanístico adjunta al contrato, por lo que los jóvenes conocían perfectamente la situación de la finca. Expofinques se reserva la posibilidad de hacer público el contrato y recuerda que el banco que hizo la tasación, obligado a informar de la situación de la casa, no lo hizo.

Daniel, el comprador, reiteraba este miércoles a Público que un vecino le informó del plan que afecta a su casa después de pagarla. La documentación de la inmobiliaria diría lo contrario, y parece que los tribunales deberán determinar si hubo engaño a los compradores o si éstos asumieron un riesgo excesivo del que ahora se quieren desdecir.