Miércoles, 8 de Octubre de 2008

El retraso de la financiación aleja a CiU de los Presupuestos

CiU y ERC dan por hecho que el modelo se demorará al menos hasta primavera

FERRAN CASAS / PEDRO GONZÁLEZ ·08/10/2008 - 21:31h

Reuters - Solbes sonríe durante la conferencia de prensa que ofreció tras la reunión

El calendario apremia y el Gobierno está obligado a ponerse las pilas para llegar a un acuerdo marco sobre la financiación autonómica antes de fin de año. Por eso a partir de hoy el ministerio de Economía tiene previsto empezar a "cerrar agendas para la segunda ronda de reuniones bilaterales". El objetivo es que el secretario de Estado de Hacienda, Carlos Ocaña, se vea ya con todas las comunidades. Con quien más conversaciones hay es con Catalunya. Fuentes parlamentarias confían en que antes de fin de año haya acuerdo con el Govern pero insisten en que, después, habrá que  negociar con el resto cómo se “generaliza” el modelo.

LOFCA relámpago

El objetivo es que el pacto con Catalunya (o también con el resto) se presente, por ejemplo, en un Consejo de Política Fiscal y Financiera en diciembre. Con el acuerdo bajo el brazo, Solbes pretende acometer la reforma de la LOFCA (la Ley que regula la financiación de las comunidades) en tiempo récord para tenerla en abril, cosa que requerirá amplio consenso.

La LOFCA desarrollará el modelo, sobre todo en lo referido a mecanismos de solidaridad, el caballo de batalla político. Si el modelo se cierra a mediados de 2009 deberá ser con efectos retroactivos, puesto que el Estatut marca el pasado 9 de agosto para el acuerdo y el 1 de enero próximo para la entrada en vigor.

Reajuste presupuestario

La entrada en del nuevo modelo con retraso obligará a reajustar las partidas del presupuesto, sobre todo en  los ingresos (el Estado verá reducidos sus recursos por IRPF, IVA e Impuestos Especiales) y algo en los gastos (también es previsible que se reduzca el Fondo de Suficiencia, la transferencia a las comunidades).

En todo caso se descarta que el nuevo modelo se incluya en el proyecto de presupuestos que se tiene que aprobar el 30 de diciembre, tal y como era el objetivo de las fuerzas políticas catalanas y se resiste a aceptar el ejecutivo de Montilla.

CiU y ERC, más pesimistas, se preparan para tomar medidas parlamentarias 

Más pesimistas (o realistas, según se mire) son CiU y ERC, que ya se preparan, cada uno con sus tiempos y formas, para tomar medidas parlamentarias ante el nuevo retraso en financiación. Un dirigente de la federación se lamentaba de que "primero se fulminó el plazo del 9 de agosto, después se prometió acuerdo en otoño, más tarde para fin de año y ahora hablan de primavera...". Esquerra se apresuró a anunciar una enmienda a la totalidad a un presupuesto que dudan que acabe recogiendo la nueva financiación. Su portavoz, Joan Ridao, anunció el veto pese a las peticiones de José Antonio Alonso, con quien se entrevistó ayer en el marco de la ronda de presupuestos del portavoz socialista, para que esperara.

Leire Pajín afirmó en Bilbao que hay que ser "prudentes" e insistió en que es "posible" un acuerdo con el PNV. El PSOE da por descontado el apoyo de los dos diputados del BNG. El de CiU parece inalcanzable y fuentes nacionalistas daban ayer por seguro que también presentarán una enmienda a la totalidad que podría complicar mucho las cosas al PSOE.

"Tomadura de pelo"

El PSC lo ve diferente y considera que si el diálogo de la financiación ("que lleva buen camino") se alarga, eso debería hacer recapacitar a los nacionalistas y ser "más responsables" para no dificultar los consensos. Pero el grupo catalán hace oídos sordos y tilda de "tomadura de pelo" la actitud de un Zapatero al que atribuyen "falta de rigor y liderazgo". Fuentes próximas a Duran insisten en que "ningún empresario catalán" les ha pedido esta vez que apoyen los presupuestos.

Los socialistas intentan mimar a Duran y ayer trascendió que José Montilla mantendría diálogo normal y público con él al margen de Artur Mas y CDC, que encajaron el anuncio con cierto enojo. La estrategia envolvente de los socialistas pasa por trasladar a Unió que no tendrán protagonismo en la negociación de la financiación "entre gobiernos" y que, llegado el caso, sólo pueden tenerlo "negociando los presupuestos". El PSOE ha asumido propuestas de CiU ante la crisis, pese que a los nacionalistas admiten que su influencia ha sido "irrisoria". Mientras el PSC hurga en los recelos entre CDC y UDC. 

Solbes garantiza entente "para 2009"


El Consejo de Política Fiscal y Financiera se reunió ayer con la coyuntura económica encima de la mesa. Algunas comunidades exigieron, en el turno de palabras, conocer el calendario de la nueva financiación autonómica. Según fuentes conocedoras del contenido de la reunión el vicepresidente Solbes se limitó a garantizar que el nuevo modelo entrará en vigor en el año 2009. No marco, pero, el plazo para llegar a los acuerdos. “Yo estoy de acuerdo en que hay que corregir, pero hay que corregir más cosas y hay que ser más ambiciosos en la reforma” aseguró el vicepresidente segundo en la rueda de prensa posterior a la reunión.

 

Noticias Relacionadas