Miércoles, 8 de Octubre de 2008

Almuñécar logra el derecho a decidir... su PGOU

El Tribunal Supremo da vía libre al primer referéndum sobre urbanismo

PURA RAYA ·08/10/2008 - 20:42h

Los ciudadanos de Almuñécar podrán  decidir, por fin, sobre su Plan General de Ordenación Urbanística (PGOU). Será en un referéndum que la Junta de Andalucía no ve con buenos ojos. En marzo de 2006 el Gobierno de Manuel Chaves (PSOE) rechazó la petición del Ayuntamiento de la localidad costera y el 1 de septiembre de ese año el Consejo de Ministros de igual forma. Ahora una sentencia del Tribunal Supremo da la razón al consistorio sexitano, que presentó un recurso el 21 de junio de 2007, y le autoriza a someter a referendo la aprobación inicial de su Plan General de Ordenación Urbana (PGOU).

Según el alcalde Juan Carlos Benavides (Convergencia Andaluza), los gobiernos nacional y autonómico, acogidos al artículo 71 de la Ley Reguladora de Bases del Régimen Local, argumentaron en su día que la competencia para dar el visto bueno al ordenamiento urbanístico de un municipio correspondía a los ayuntamientos y a la administración regional. Sin embargo, la sentencia detecta una interpretación “contra legem” del citado artículo: “la intervención de la comunidad autónoma se limita al control de la legalidad y la toma de decisiones en el ámbito supramunicipal.

El letrado que ha llevado el proceso, Antonio Tastet, explicó que se trata de la primera sentencia dictada en España a favor de una consulta popular sobre un asunto urbanístico y que, aunque la Abogacía del Estado puede interponer un recurso, aunque es difícil que propere porque tiene que existir un fallo con los mismos hechos que dictamine todo lo contrario, de cuya existencia dijo no tener conocimiento.

Jódar se quedó sin consulta

Benavides, que recuerda que “se nos dijo que estábamos cometiendo una ilegalidad”, también manifestó que, aunque el resultado de la consulta popular no es vinculante para la aprobación inicial del PGOU, “nos interesa conocer cuál es el modelo de ciudad en el que desean vivir nuestros vecinos”. A su juicio, este “hecho histórico” es un claro apoyo a la economía municipal y abre una vía participativa que van a seguir muchos ayuntamientos de diferentes colores.

Fue el caso de Jódar (Jáen), cuyo ayuntamiento, gobernado por Izquierda Unida, vio truncada, el pasado mes de agosto, su idea de celebrar una consulta popular para  que los vecinos decidieran sobre el reparto de los jornales del Aepsa, antiguo Plan de Empleo Rural (PER).

Urbanismo bajo sospecha

El alcalde de Almuñécar anunció que el referendo se convocará “lo antes posible” y que el nuevo PGOU tiene una inversión prevista de 1.540 millones de euros. Pero el urbanismo de este alcalde no deja de estar bajo sospecha. Desde el año 2000 la Junta de Andalucía ha impugnado casi 60 aucerdos urbanísticos de esta localidad, y en mayo un juzgado granadino le anuló un convenio urbanístico.