Miércoles, 8 de Octubre de 2008

Espiral de reproches entre el Gobierno y los jueces

Los magistrados se rebelan ante las «injerencias políticas» en el 'caso Mari Luz'

PÚBLICO ·08/10/2008 - 20:23h

La tensión entre diversos estamentos del Poder Judicial y el Gobierno crece sin que nadie ofrezca gestos de distensión. La convocatoria de los secretarios judiciales de un paro el próximo 21 de octubre en apoyo de su compañera del juzgado penal 1 de Sevilla, suspendida dos años por sus negligencias en el caso Mari Luz, empezó a enrarecer el clima a principios de semana. El goteo de jueces censurando las críticas del Gobierno a la sanción de 1.500 euros impuesta por el CGPJ al juez de este caso, Rafael Tirado, acabó este miércoles de evidenciar el clima de crispación.

Mariano Fernández Bermejo, ministro de Justicia, ofreció este miércoles respuesta en una comparecencia celebrada significativamente en la Consejería de Justicia de Andalucía, en Sevilla. “El último Consejo tomó decisiones que pueden y deben ser criticadas”, dijo Bermejo, en referencia a la sanción al juez Tirado, que calificó de “provocación”, y al perdón a la jueza que se negaba a casar gays. Bermejo respondía así a la asociación Jueces para la Democracia (progresista), que calificó el martes como “inaceptables” las críticas realizadas por Bermejo y María Teresa Fernández de la Vega a la escasez de la sanción a Tirado.

Por su parte, los jueces decanos de España, reunidos en Cádiz, emitieron este miércoles un comunicado en el que expresaban su “rotundo rechazo” a las “constantes injerencias políticas”. La existencia de éstas “quebraría el Estado de Derecho”, alertó Augusto Méndez de Lugo, presidente del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía.

El nuevo CGPJ, quizás sabedor de que Bermejo ha centrado sus críticas en el Consejo saliente, optó por encarar la polémica con un perfil bajo, limitándose a emitir un comunicado en el que subrayaba que “ejercitará sus funciones con la máxima responsabilidad y total transparencia”.

En cuanto a los secretarios, el ministro desdeñó sus reivindicaciones. “Comprendo que el compañero ampare a la compañera, pero el Gobierno no está para este tipo de connivencias”, zanjó. Las asambleas de secretarios de Sevilla y Córdoba pidieron este miércoles la dimisión de Bermejo por la “desmedida” sanción impuesta por el Ministerio a su compañera de Sevilla.

Registro informatizado

En este contexto, Bermejo anunció que en 2009 se abrirá un Registro de Medidas Cautelares y Sentencias No Firmes, que ampliará el Registro de Penados y Rebeldes, para controlar si una persona investigada tiene causas abiertas en otros juzgados, lo que hubiera podido evitar la muerte de Mari Luz. Bermejo dijo que el juzgado penal 1 de Sevilla será “uno de los primeros en tenerlo”.