Miércoles, 8 de Octubre de 2008

Serbia insta a la ONU que consulte a La Haya sobre la independencia de Kosovo

EFE ·08/10/2008 - 17:20h

EFE - Jeremic aseguró, en una intervención ante el órgano de las Naciones Unidas, que solicitar la opinión del tribunal internacional es la "vía más prudente" de resolver la crisis causada por la declaración unilateral de Pristina.

El ministro de Exteriores de Serbia, Vuk Jeremic, instó hoy a la Asamblea General de la ONU a aprobar la propuesta de su país de consultar a la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya sobre la legalidad de la declaración unilateral de independencia de Kosovo.

Jeremic aseguró, en una intervención ante el órgano de las Naciones Unidas, que solicitar la opinión del tribunal internacional es la "vía más prudente" de resolver la crisis causada por la declaración unilateral de Pristina.

"Es un enfoque legal, sin polémica y de altos principios que ayudará a reducir las tensiones en la región", apuntó.

Alertó de que permitir la independencia unilateral del territorio balcánico supone "establecer un precedente para otras partes del mundo con intenciones secesionistas".

"Votar en contra de esta resolución supone negarle a los países el empleo del recurso judicial dentro del sistema de la ONU", señaló el ministro de Exteriores serbio.

Jeremic recordó que su país se comprometió a responder al desafío a su soberanía que supone la separación de Kosovo mediante instrumentos pacíficos y renunció al uso de la violencia para mantener la integridad de su territorio.

El proyecto de resolución presentado por Serbia se limita a solicitar que se pregunte al tribunal de La Haya si la declaración de independencia de las autoridades de Pristina del pasado 17 de febrero se ajusta al derecho internacional.

Belgrado aseguró que respetará la opinión de ese tribunal, sea cual sea, pese a que no tiene un carácter vinculante.

Para Serbia, la independencia unilateral proclamada por Pristina viola la Carta de las Naciones Unidas y la resolución 1.244 que en 1999 colocó a Kosovo bajo la administración de ese organismo.

El Gobierno serbio sostiene, además, que no se puede alterar el estatus político del territorio balcánico sin la aprobación del Consejo de Seguridad de la ONU, en el que el poder de veto de Rusia bloqueó todas las propuestas en favor de la independencia.