Miércoles, 8 de Octubre de 2008

Niñas diabéticas correrían alto riesgo de problemas alimentarios

Reuters ·08/10/2008 - 15:22h

Por Joene Hendry

Una cantidad "muy alta" de niñas con diabetes tipo 1 desarrollaría alteraciones de la conducta asociadas con la anorexia, la bulimia y otros trastornos alimentarios, informó un equipo de investigadores en Canadá.

Esas niñas tendrían "preocupación por el peso y la figura, una menor autoestima y más síntomas de depresión dentro del rango no clínico 'normal'", dijo a Reuters Health la doctora Marion Olmsted, de la University of Toronto, en Ontario.

El equipo dirigido por Olmsted estudió durante cinco años a 101 niñas con diabetes tipo 1, de entre 9 y 13 años al inicio del estudio. Casi la mitad de las participantes desarrolló alguna alteración de la conducta alimentaria.

Esas alteraciones incluían comer menos para controlar el peso en lugar de la diabetes, darse atracones compulsivos, autoinducir el vómito, usar diuréticos o laxantes y hacer ejercicio de manera excesiva para bajar de peso, publicó la revista Diabetes Care.

Durante los cinco años de seguimiento, el equipo reunió información sobre la autoestima, las actitudes asociadas con la apariencia física y la aceptación social, la depresión, la calidad de la relación con los padres, el control de la diabetes, el peso y la altura.

Para determinar las características asociadas con la alteración de los hábitos alimentarios, el equipo comparó datos de 38 niñas con trastornos de las conductas alimentarias y de 38 niñas sin esos problemas.

Un mayor índice de masa corporal (la relación entre el peso y la altura para determinar si una persona está bajo o sobre su peso normal), las preocupaciones por el peso y la figura, una baja autoestima y mayor cantidad de síntomas depresivos en el año o los dos años previos fueron los factores más asociados con trastornos alimentarios.

Con todo, los resultados del peso, la figura, la baja autoestima y los síntomas de depresión estaban dentro del rango "normal" para las niñas con conductas alimentarias alteradas.

"El umbral para identificar a las niñas diabéticas en riesgo de desarrollar un trastorno alimentario debería ser muy bajo", sugirió el equipo.

Los autores opinaron que las intervenciones tempranas permitirían que las niñas diabéticas desarrollen sentimientos positivos sobre sí mismas, su peso, su figura y su apariencia física.

FUENTE: Diabetes Care, octubre del 2008